El infierno de San Paolo mide la fiabilidad del Real Madrid

La Voz

DEPORTES

CIRO FUSCO | Efe

Zidane recupera a sus estrellas en ataque para buscar el séptimo pase consecutivo a cuartos de la Champions

07 mar 2017 . Actualizado a las 18:13 h.

Un ambiente infernal en San Paolo, con el que la afición del Nápoles quiere empujar a su equipo a la remontada tras el 3-1 de la ida de octavos de final de la Liga de Campeones, medirá la fiabilidad de un Real Madrid capaz de lo mejor y lo peor en el 2017, que recupera a su líder Cristiano Ronaldo y a su delantera estelar. «Les espera un San Paolo calentito», advirtió Pepe Reina nada más salir derrotado del Santiago Bernabéu. El estadio del Nápoles y un rival de fútbol vertical de calidad, es el examen al que se somete un Madrid al que le llega la hora de la verdad intentando huir de una irregularidad que marca su presente.

«El ambiente va a ser muy bonito para el Nápoles pero la motivación para nosotros va a ser tremenda. Es un estadio caliente pero también una motivación para nosotros. Es un partido de fútbol, nada más. Estamos motivados y va a ser difícil para los dos equipos, no solo para uno. Lo viví como jugador y nunca fue fácil en San Paolo. Es un campo en el que la afición está muy metida con su equipo, pero al mismo tiempo es muy bonito. Me gustan los ambientes donde la gente aprieta. Es bueno para su equipo pero también para el rival es una motivación suplementaria», dijo Zidane sobre lo que le espera en San Paolo.

Para sorpresa de muchos, el Madrid encontró el mejor de sus niveles del curso en un día repleto de presión y sin sus grandes referentes ofensivos. Las ausencias de Gareth Bale y Cristiano Ronaldo en Ipurua invitaron al esfuerzo colectivo y una actitud de jugadores de la segunda línea que incluso provocan un debate sobre el cartel de indiscutible que tiene colgado el tridente blanco. Lo seguirá siendo para Zinedine Zidane, que no tiene ninguna duda de alinear a Bale, Benzema y Cristiano en un día señalado en rojo en el calendario al que llega con gran parte de sus titulares descansados. Dani Carvajal, Marcelo, Toni Kroos, Bale y Cristiano no jugaron ante el Eibar y tendrán que dar su mejor versión física para ayudar al Real Madrid a alcanzar los cuartos de final por séptimo año consecutivo.