Los play offs muestran el lado más implacable de LeBron James

La gran estrella de la última década en la NBA alcanza nuevas cotas en su juego mientras espera rival en la final del Este


La Voz / Redacción

El LeBron James de la Liga regular y el de los play offs de la NBA son dos personas distintas. Por lo menos, dos mentes distintas envueltas en un cuerpo perfecto, rápido, fuerte y con una coordinación ojos-manos perfecta. Si en los 82 partidos de temporada regular puede permitirse lapsos en la atención, minutos de escasa intensidad y permisividad con los errores ajenos, el de las eliminatorias, el «Play offs LeBron», resulta implacable. Y este año, más aún: a sus 32 años, con la mayor carga de minutos de ningún jugador de la historia a su edad, con seis finales consecutivas disputadas  (un mínimo de 100 partidos al año) y camino de la séptima si nada se tuerce, la gran estrella de la última década en la NBA alcanza nuevas cotas en su juego, lejos de mostrar síntomas de agotamiento. Algo que pocos creían posible.

La pasada noche, LeBron James y sus Cleveland Cavaliers dieron la puntilla a los Toronto Raptors, 109-102. Eliminaron a los canadienses 4-0, como ya hicieran con los Indiana Pacers en primera ronda. Los Cavaliers acumulan 11 victorias seguidas en play offs, si se suman las tres que lograron para remontar a los Golden State Warriors en la histórica final del 2016. Es la undécima vez que un equipo liderado por LeBron (Cavs o Miami Heat) barre por 4-0 a su rival en una eliminatoria de play offs, un récord en la NBA. 

En los 8 partidos de las eliminatorias disputadas hasta el momento, LeBron promedia 34.4 puntos, 9 rebotes y 7 asistencias, con 55,7 % en tiros de campo y un alucinante 46,8 % en triples. Además de 1.5 tapones y 2.1 robos por noche. Los números asombran incluso para los estándares de un jugador que ya es una leyenda viva, que ha superado a Kareem Abdul-Jabbar como segundo en la lista de máximos anotadores de los play offs y está a un paso de hacerlo con el único que está por delante, Michael Jordan, esta misma temporada.

«Si tuviéramos a LeBron James, hubiéramos ganado nosotros», resumió el escolta de los Raptors, Demar DeRozan. James respondió en la primera ronda al desafío de Paul George, la estrella de los Pacers, y en la segunda ronda se divirtió con los Raptors. Su triple en la cara de Ibaka, recibiendo el balón y haciéndolo girar antes de plantarse y hacer un tiro perfecto, resume a la perfección el nivel que alcanzó James en las semifinales del Este, mientras espera rival para la final de conferencia.

Y ahí entra en juego el único factor que puede frenar a Playoffs LeBron: el cansancio. James ha promediado 42 minutos en las semifinales contra los Raptors, pero esa paliza y el 4-0 le permitirá tener una semana de descanso antes de encarar a su próximo rival. La serie entre Boston Celtics y Washington Wizards va camino de los siete partidos tras la victoria de los capitalinos para empatar 2-2. Quiere coger aire LeBron para seguir ampliando su leyenda, su principal objetivo camino de aumentar los argumentos que le sitúan en las conversaciones sobre los mejores de siempre. 

Comentarios

Los play offs muestran el lado más implacable de LeBron James