La Federación de Ciclismo de Asturias exige una mayor vigilancia de los bares los fines de semana

La asociación asegura que el estado de las carreteras asturianas entorpece la práctica segura del deporte


Redacción

Las asociaciones asturianas observan preocupadas cómo cada fin de semana presenta un alarmante balance de ciclistas atropellados que pone de manifiesto que aún queda mucho camino por recorrer en materia de seguridad vial en España. En el Principado llama la atención que, pese a que los incidentes no son tan numerosos como en otras regiones, el estado de las vías interurbanas no es el adecuado para una práctica libre de peligros. Además, las asociaciones denuncian que las zonas de bares los sábados y domingos en las horas de cierre constituyen un punto negro que debería ser más controlado por los agentes, ya que son los horarios predilectos de los deportistas.

La fragilidad de un medio de transporte como la bicicleta ha copado la actualidad de los últimos días tras las numerosas colisiones que se han producido en las carreteras españolas. Desde Lizoáin hasta Ibiza, pasando por Ciudad Real, no para de aumentar la cantidad de ciclistas heridos e, incluso, muertos que deja a su paso cada fin de semana en nuestras carreteras. Por otro lado, el debate ya está tomando un cariz mediático debido a la muerte del ciclista profesional Michele Scarponi o al estado de gravedad del motociclista Nicky Hayden tras ser embestido en Italia. Existe una «falta de sensibilización», afirma Joaquín Rodríguez desde la agrupación Asturies Con Bici, ya que todavía «quedan muchas personas que no se han enterado que somos parte de la circulación».

Tanto la Federación de Ciclismo del Principado de Asturias (FCPA) como las asociaciones y clubes recalcan que en la región los arcenes están normalmente mal conservados o directamente son inexistentes en muchas vías. En muchos casos, estos espacios están llenos de basura o de elementos punzantes que los hacen impracticables para el ciclismo. Estas infraestructuras deficientes, sobre todo en las carreteras secundarias, hacen «vulnerables» a los ciclistas porque deben «situarse pegados a la derecha o invadir los carriles de los coches» para evitar pinchazos o caídas, sostienen desde Asturies Con Bici. Por su parte, el presidente de la Federación, José Antonio Díaz, cree que, a causa del estado de las vías, los conductores tienden a ser «más prudentes», lo cual se ve reflejado en que en Asturias el número de accidentes es menor al de la media nacional.

Aunque «algunas veces los ciclistas tienen la culpa», Díaz cree que esta reside en «los conductores el 90% de las veces». Insiste, además, que deben ser conscientes de que parten con una posición de ventaja porque, para protegerse, «ellos tienen la carrocería, los ciclistas solo el cuerpo». También considera que se suelen respetar las distancias entre vehículos y bicicletas, pero todavía hay gente que no se atiene a estas medidas y realiza adelantamientos imprudentes. No obstante, cree que «las dos partes deben concienciarse». Joaquín Rodríguez cree que se debería de tratar a las bicicletas «como a cualquier otro vehículo» y que es completamente legal rebasar la línea continua que delimita los carriles en situaciones en las que sea necesario. Además, asegura que hay conductores que «se ponen demasiado encima de los ciclistas» y aquellos que no tienen experiencia «se ponen nerviosos».

Las asociaciones ciclistas también valoran que en la sociedad, aunque haya una mayor concienciación, «queda mucho camino por recorrer». Desde Asturies Con Bici consideran que «hacen falta más campañas» y que «las últimas noticias lo demuestran». También sostienen que «las campañas nunca sobran» y apoyan la última protagonizada por el asturiano Luis Pasamontes, que ha iniciado una cadena de apoyo junto a numerosos rostros conocidos en la que cada uno de ellos exclama «Yo pedaleo; yo conduzco; yo respeto en la carretera».

El presidente de la FCPA, junto a otras federaciones regionales y el Consejo Superior de Deportes, anuncia que se concentrarán en diferentes capitales de provincia para pedir que se endurezcan las leyes para los conductores que perpetran los atropellos a ciclistas. José Antonio Díaz cree que queda mucho trabajo por hacer para alcanzar el nivel de seguridad vial de países como Bélgica u Holanda, que son el ejemplo de perfección de la convivencia entre vehículos y bicicletas. Sin embargo, también asegura que tienen «una mentalidad diferente».

Comentarios

La Federación de Ciclismo de Asturias exige una mayor vigilancia de los bares los fines de semana