Ultimátum a Villar y frenazo a Rubiales

Larrea y los presidentes de las territoriales exigen la dimisión del vasco bajo la amenaza de la censura

.

REDACCIÓN / LA VOZ

Suspendido como presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar se quedó este martes todavía más solo. Ahora también pide su dimisión su último aliado, Juan Luis Larrea, el tesorero que durante tres décadas vigiló la caja y el encargado de asumir sus funciones al frente de la RFEF por su imputación en la Soule. Así lo manifestó en un ultimátum junto a los 19 presidentes de las federaciones territoriales, tras una jornada de continuas reuniones en Madrid. O dimite, o plantearán una moción de censura. La otra conclusión del debate entre los barones del fútbol español fue el frenazo a las ambiciones de Luis Rubiales, presidente de la AFE y antiguo delfín de Villar. Pese a llevar semanas moviéndose en la sombra tras traicionar a Villar, el apoyo con el que cuenta no le garantiza ahora el éxito en un futuro proceso electoral. Podría no tener el respaldo ni de la mitad de los 19 dirigentes de las territoriales, y de clubes como el Madrid y el Barcelona y de los jugadores profesionales. Pero, tras un pasado vidrioso, está lejos de aglutinar hoy un respaldo mayoritario. 

En la primera reunión de ayer se citaron los responsables de las 14 territoriales que habían anunciado su dimisión el pasado viernes. En la siguiente, el presidente del CSD, José Ramón Lete, convocó a los 19 dirigentes de las federaciones y Larrea. Y, pese a las fuertes discrepancias entre ellos, acordaron pedir la dimisión de Villar para que se abra un proceso electoral pilotado por una gestora. Si el dirigente vasco mantiene su enroque, plantearán una moción de censura. Aunque está por ver si llegarían a conseguir un candidato de consenso o se terminarían presentando varios. Entienden que no llegó todavía el momento de hablar de aspirantes.

La junta directiva del 6 de septiembre firmará la petición formal de dimisión. A partir de ahí, se abrirá un plazo de una o dos semanas para que se marche. De lo contrario, el CSD iniciará un tutelaje de la federación hasta que, como pronto el 22 de noviembre, según los estatutos de la RFEF, pueda presentarse una moción de censura que termine desalojando definitivamente a Villar. Ese proceso permitiría una mayor vigilancia de una entidad todavía bajo los resortes del viejo poder villarista. «Podría incluir el desplazamiento de funcionarios de esta casa de manera permanente a la sede de la Federación (...) y podríamos inspeccionar documentos oficiales, reglamentos, etcétera», dijo Lete.

Villar reclama que le sigan pagando el sueldo y los abogados a pesar de estar suspendido

Villar no tiene ninguna prisa en irse. Presidente desde 1988 con un poder casi absoluto, ahora quiere que le sigan pagando el sueldo, pese a encontrarse temporalmente suspendido por el TAD por su situación procesal. El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz le imputa los delitos de administración desleal, apropiación indebida, corrupción entre particulares y falsedad documental.

Quiere aferrarse a un sueldo en la RFEF que supera los 150.000 euros. Además pretende que la federación sufrague su defensa en la Soule, en la que se investiga si lideró un círculo de personas que desvió decenas de millones. La actual directiva le negó su derecho al salario y acepta cubrir su defensa si no sale condenado. 

No solo el CSD quiere tutelar la RFEF. También se ofrecieron a hacerlo la UEFA y la FIFA, según reveló Larrea, que aún mantiene un discurso tibio.

Para la salida de Villar queda descartado que una asamblea extraordinaria de la RFEF dicte su cese, al carecer la medida de encaje legal. Para evitar problemas de interpretación de los estatutos de la federación y la orden ministerial, el CSD solicitará un dictamen a su asesor jurídico Ramón Barba sobre los pasos, plazos y requisitos de la moción de censura.

Tras la reunión con los presidentes de las territoriales, el CSD también citará a otros estamentos de la federación: clubes, árbitros, jugadores...

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Ultimátum a Villar y frenazo a Rubiales