La pista de Gorka Villar y Cortés Elvira

Un libro del periodista Raúl Villarino recogerá como tejieron sus redes en Sudamérica el hijo de Villar y el exsecretario de Estado para el Deporte


Los intereses cruzados entre el ex director general de la Conmebol, Gorka Villar, y el exsecretario de Estado para el Deporte, Rafael Cortés Elvira, en el fútbol sudamericano se convertirán en un libro que se publicará dentro de solo unas semanas. Así lo avanza Iberoamérica Central de Noticias (ICN), que se hace eco de los escándalos que se han ido conociendo en España tanto antes como después de que se desencadenase la operación Soule. El escritor y periodista de investigación Raúl Vallarino, exdirector general de la Biblioteca Nacional de Uruguay, abordará algunos de los asuntos más vidriosos de dos dirigentes señalados por diferentes irregularidades en los últimos años. El gran objetivo de Cortés Elvira y Villar era, según varios medios, crear la Universidad del Deporte, «con enormes beneficios económicos para ambos», tal como recoge ICN.

Hijo de Ángel María Villar, presidente de la federación española de 1988 hasta el pasado mes de julio, cuando fue suspendido de sus funciones por las revelaciones de la Soule, Gorka Villar ya vivió su propio escándalo en Sudamérica. Sucedió cuando era director general de la Conmebol y fue denunciado por extorsión ante la justicia uruguaya. Ocho clubes del país consideraban que había realizado a la baja la vena de los derechos televisivos de la Copa Libertadores. Según la denuncia de los equipos, el hijo del presunto cabecilla de la Soule amenazó a los dirigentes para que dejaran sin efecto las denuncias.

«La impunidad (…) se evidenció en las presiones admitidas de que el Comité Ejecutivo de la Conmebol realizó a los clubes uruguayos firmantes de la denuncia, con verdaderos comportamientos extorsivos, señalando como autor de tal proceder a Gorka Villar, amparado por su relación con su padre, miembro de FIFA, quien lograba el respaldo de esta a las medidas extorsivas que el indagado pone de manifiesto en su relato de los hechos (…) Naturalmente tales comportamientos meritan sean investigados», razonó el fiscal uruguayo Juan Gómez a finales del 2015.

Gorka Villar dejó su cargo de alta dirección en la Conmebol en junio del 2016, y abandonó el país casi a la carrera, repatriando fondos cuanto antes pese a que sus asesores le advertían que, con la fórmula elegida, perdería dinero. ABC de Paraguay publicó que antes de dejar la Conmebol, Gorka Villar le facturó 525.000 euros y destruyó diferentes archivos. Pese a que fue citado a declarar por la justicia en Uruguay en el caso de extorsión, nunca se presentó, tal como recuerda ICN. El sumario de la Soule recoge amplia documentación sobre los vínculos entre Gorka Villar y Cortés Elvira.

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz sitúa a Cortés Elvira dentro de un sistema clientelar en la vinculación entre el Grupo Santa Mónica y la Federación Española. Según se explica en la documentación, María Elena Herrero González, jefa de los servicios médicos de la federación, es la esposa de Rafael Cortés Elvira y este, a su vez, es socio de Mónica Han Cho, esposa de Gorka Villar. Dentro de esta red relacional, una sociedad de la que Cortés Elvira era administrador único percibió de Santa Mónica 1,5 millones de euros entre los años 2010 y 2012. Se trata de «General de Asesoramiento Corell Sociedad Limitada». Además, Pedraz recoge que el exsecretario de Estado para el Deporte participa en la sociedad «Esinet SL» con Mónica Han Cho de socia. La firma tiene domicilio social en un inmueble propiedad de Cho y Gorka Villar.

La idea de intervenir la federación uruguaya

Villarino apunta a la «cadena de favores» de la que se benefició Cortés Elvira tanto en la universidad como en la política. Alto cargo con Felipe González entre 1993 y 1996, y persona muy próxima a Ángel María Villar, ya fue asesor del Ministerio de Deporte y Juventud de Uruguay cuando acababa de crearse en el 2000. Según recoge ICN, Cortés Elvira ideó que el presidente del país, Jorge Batlle, interviniese la federación, la Asociación de Fútbol de Uruguay (AUF) en el 2001.

En Chile tiró sus redes este año, vinculado a Jorge Segovia Bonet, dueño de Unión Española y la Universidad SEK y frustrado aspirante a la federación chilena. Hasta que en marzo Cortés Elvira asumió la presidencia de la Universidad SEK-Chile. Periodista de investigación y escritor, Villarino fue director general de la Biblioteca Nacional de Uruguay y sus trabajos cuentan con un amplio reconocimiento en el país.

Gorka Villar retomó su actividad en España en los últimos meses. Su padre lo tenía en cuenta dentro de una operación para que acabase relevándolo en el cargo de presidente de la Real Federación Española de Fútbol. Y Cortés Elvira forma parte del núcleo que se mueve alrededor de Villar.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La pista de Gorka Villar y Cortés Elvira