El Real Madrid, otra vez en el diván

f. pastor REDACCIÓN / LA VOZ

DEPORTES

Eddie Keogh | Reuters

Zidane abandona su aura de intocable tras dos derrotas consecutivas, mientras se acusa a su equipo de haber perdido apetito, vigor y añorar a James y Morata

03 nov 2017 . Actualizado a las 08:40 h.

Dos derrotas consecutivas, lecturas controvertidas de partidos, titulares indiscutibles cada vez más discutidos o discurso lineal son algunos de los argumentos que han llevado a Zinedine Zidane a perder su aura de «intocable» y quedar expuesto a la crítica mientras los resultados del Real Madrid flaquean. 

DERROTAS

Dudas en la Champions y problemas en la Liga

La derrota 3-1 ante el Tottenham del miércoles llegó solo tres días después de caer 2-1 ante el Girona, dos resultados que generaron enormes dudas sobre un Real Madrid diseñado para ganarlo todo y para marcar un ciclo sostenido en el fútbol continental. El equipo blanco sigue aspirando a los títulos, pues la temporada está en sus albores. Pero en la Liga está a ocho puntos del Barcelona, toda una losa, y en la Liga de Campeones parece abocado a ser segundo de grupo y esperar a un primero como rival. Es decir, encomendarse a la suerte si no quiere tener un cruce duro. 

dato

Baja forma

La gravedad de la situación no llega tanto por los resultados, sino por la imagen que está ofreciendo. Con su entrenador al frente. En el mítico Wembley se manifestaron una por una todas las carencias que está mostrando el Real Madrid en las últimas semanas. Un equipo larguísimo, con problemas para desordenar a su rival, con una fragilidad defensiva impropia de un grande y con muchos jugadores en evidente baja forma. Son los casos de Marcelo, Sergio Ramos, Modric o Benzema. Además, Cristiano Ronaldo, que lleva 6 goles en la Champions, solo ha marcado uno en la Liga.