Marc Márquez y Andrea Dovizioso, la batalla final se decide en Cheste

Este domingo el piloto español quiere certificar su cuarto título mundial de MotoGP. Márque llega al último Gran Premio con 21 puntos de ventaja sobre Dovizioso

.

El circuito Ricardo Tormo pondrá fin este domingo al Mundial de Motociclismo 2017 y lo hará con una última y decisiva carrera en MotoGP donde el español Marc Márquez (Repsol Honda) parte con una clara ventaja sobre el italiano Andrea Dovizioso (Ducati) para certificar su cuarto título mundial de la categoría 'reina', sexto en total.

El de Cervera se planta en la última cita del año con 21 puntos de ventaja sobre el de Forlimpopoli, un margen que parece más que suficiente para reeditar su corona, la cuarta en cinco años en MotoGP, y situarse como el segundo piloto nacional más laureado de la historia por detrás del tristemente fallecido Ángel Nieto. El piloto catalán afronta una situación ya conocida para él. En su primer año en la categoría 'reina', en 2013, también llegó a Cheste en el liderato y supo gestionar bien esa presión pese a ser 'rookie'. Entonces su rival era un Jorge Lorenzo (Yamaha) que era doble campeón del mundo y que hizo lo que tenía que hacer, ganar, lo único que el domingo le vale a 'Dovi' si quiere tener alguna posibilidad de dar el título a Ducati diez años después de la victoria de Casey Stoner.

Los dos aspirantes tienen muy claro lo que deben hacer. El italiano tendrá que centrarse en ir a por la victoria sin preocuparse de lo que haga un Márquez al que le vale cruzar la bandera a cuadros en la undécima posición, pero que debe evitar cometer un error y manejar bien su estrategia, sobre todo en las primeras vueltas, donde más tráfico hay. Valentino Rossi lo tenía también encarrilado en el 2006 con Nicky Hayden, pero tras conseguir la 'pole' se fue al suelo y aunque logró volver a la carrera, terminó perdiendo el título.

A favor del ilerdense está que tendrá 'apoyos' de otros pilotos que desean la victoria para cerrar el año y que pueden incomodar a un Dovizioso que necesitará una carrera lo más 'limpia' posible para apurar hasta el final sus opciones como ya hiciese en Malasia, donde salvó con eficacia su primera 'bola de partido' en contra.

Márquez ha demostrado madurez para tomar los riesgos cuando sean necesarios y principalmente debe evitar irse al suelo, una situación que ha conocido durante esta temporada en muchas ocasiones, un total de 25, aunque la gran mayoría en entrenamientos. De hecho, desde que se cayese en Argentina y Francia, no le ha vuelto a suceder en carrera y su cuarta plaza en Sepang fue su peor resultado las últimas once carreras, teniendo en cuenta que en Silverstone no pudo acabar por una avería de su moto.

Esa fiabilidad mostrada le da cierta ventaja en una carrera 'diferente' y en un Ricardo Tormo donde siempre ha subido al podio en la categoría 'reina', aunque sólo haya ganado en una ocasión, en 2014. La Honda rinde bien en el circuito valenciano y habrá que ver cuánto la exprime el español durante el viernes y el sábado, mientras que Dovizioso jamás ha ganado en su carrera en Cheste, aunque Ducati ya ha dejado claro que es una montura capaz de ser competitiva este año en casi todos los circuitos.

Salvo el propio Márquez y su compañero Jorge Lorenzo, que le hizo labor de equipo para que ganase en Sepang, el italiano tendrá duros rivales que también querrán conseguir la victoria para cerrar el año bien, como es el caso de las Yamahas de Maverick Viñales, que ya tiene asegurada su tercera plaza en el Mundial, de Valentino Rossi o del francés Johann Zarco, o la otra Repsol Honda de Dani Pedrosa, el que más victorias tiene en Valencia (6) y que buscará una más para intentar superar a 'Il Dottore' y finalizar cuarto en el campeonato.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Marc Márquez y Andrea Dovizioso, la batalla final se decide en Cheste