El deporte asturiano, 14 veces grande

Raúl Álvarez REDACCIÓN

DEPORTES

TONY O'BRIEN

Pablo Carreño ha disputado la Copa de Maestros, el torneo más selecto del tenis mundial. Para sopesar la importancia de ese honor, esta lista propone un repaso, hecho en orden cronológico desde el más antiguo al más reciente, por los grandes logros de los deportistas del Principado

20 nov 2017 . Actualizado a las 07:38 h.

1-. Los golpes del «Gitano» Jiménez (1973-1974)

Nadie se esforzó mucho con el apodo de José Antonio Jiménez. Gitano es por nacimiento y Gitano le quedó como nombre para el ring. Ahora es un jubilado de la mina después de años de servicio a Hunosa en el lavadero mierense de El Batán, pero también fue uno de esos deportistas que, mucho antes de que en España se crearan estructuras profesionales fuera del fútbol, surgían de la nada, destacaban en su disciplina y volvían al anonimato sin haber conseguido un gran beneficio económico. El gran momento de Jiménez, nacido en Oviedo en 1952, le llegó cerca de casa y antes de cumplir los 21. En Gijón, la noche del 12 de mayo de 1973, después de pegarse durante quince asaltos con el escocés Tommy Glencross, el jurado le declara ganador a los puntos y le proclama campeón de Europa del peso pluma.

Eran otros tiempos, los principales medios de comunicación aún se ocupaban del boxeo sin cuestionarlo y pronto empezaron a circular los reportajes sobre aquel chico que, de repente, era famoso. Ya había ganado campeonatos de España, pero faltaba poner una vida detrás de aquellos títulos. El periodista Faustino F. Álvarez la encontró en una chabola de San Lázaro y la contó en un reportaje publicado por ABC. Jiménez procedía de una familia con once hermanos y un padre que se extenuaba para mantenerlos repartiendo carbón para alimentar las calefacciones de muchos edificios de Oviedo. El Gitano fue campeón de Europa durante algo más de un año y defendió con éxito su posición en dos combates frente al francés Daniel Vermandere, al que derrotó a los puntos en Madrid, y el italiano Elio Cotano, a quien derribó al final de una pelea a quince asaltos en Zaragoza. Después, llegaron los malos tiempos. A su esposa y a él les nació un hijo muerto y también ha visto fallecer jóvenes a otros dos. En la década de los 90, pasó casi tres años en la cárcel por un asunto de drogas en el que siempre mantuvo su inocencia. Al final, el Tribunal Supremo anuló toda la causa y ordenó su libertad.

2-. Esplendor y pájara del Tarangu (1974)

Los resultados habían sido mejores dos años antes, cuando José Manuel Fuente (Oviedo, 1945-1996), el Tarangu para todos sus compañeros del pelotón, en una primavera de éxitos, ganó la Vuelta a España, cuya celebración aún no se había desplazado hasta las últimas semanas del verano, y a continuación acabó segundo en el Giro de Italia. Pero se recuerda más el asombroso año 1974. El Tarangu también ganó aquella Vuelta. Se permitió el capricho de ganar en casa, en el Naranco, y se llevó otra etapa en Los Ángeles de San Rafael. Nadie pudo con él. Ni Ocaña ni Thevenet, el ganador y el segundo clasificado del Tour anterior, ni una caída que lo mermó durante días y animó a otro mito de la carretera, el portugués Joaquim Agostinho, a asaltar la primera posición. Al final, Fuente ganó la carrera por solo 11 segundos de diferencia, una de las ventajas más exiguas que se han registrado.