La mutua recurre la intervención del Gobierno y trata de ordenar sus cuentas

Tras la decisión de la Dirección General de Seguros afloraron ya más de ocho millones

.

Llegó la hora de tratar de poner orden en la Mutualidad de Previsión Social de Futbolistas Españoles a Prima Fija. Hace unas semanas el Gobierno decretó su intervención, y ahora es su consejo el que da pasos para intentar recuperar su control. Reunidos ayer los responsables de la entidad que da cobertura a cerca de un millón de futbolistas, fundamentalmente vinculados a las categorías de base y aficionados, decidieron recurrir la decisión adoptada por la Dirección General de Seguros (DGS). La inspección de los últimos meses descubrió continuas irregularidades. De tal calibre que se encontraban en riesgo tanto la supervivencia de la entidad como los intereses de los mutualistas. Otro escándalo alrededor de la gestión de Ángel María Villar en la Federación Española de Fútbol, al descubierto en la operación Soule.

Durante la reunión del consejo de la mutualidad afloraron las diferencias entre los distintos sectores que forman parte ahora de la federación española de fútbol. Y el estupor por las consecuencias de la noticia adelantada el pasado sábado por La Voz. Algunos de los responsables de la entidad consideran que la intervención no está justificada, pese al rosario de anomalías descubierto por la investigación. Y consideran que la mutua no se encuentra en una situación tan delicada ni está comprometida su solvencia.

De todos modos, desde que la DGS comunicó la intervención, los responsables de la Mutualidad ya consiguieron que aflorasen más de ocho millones de los 12 que no se encontraban convenientemente justificados. Ese agujero fue uno de los motivos que llevó al auditor a denegar su informe sobre las cuentas del 2016. Según algunas fuentes, los tres millones y medio todavía pendientes procederían de las territoriales madrileña y cántabra, que tienen pendientes transferirlos.

Los 12 millones obedecían a créditos a las federaciones territoriales, pero de dudosa recuperabilidad, según constató el auditor. Esos flujos de dinero alertaron a la DGS: «El desgobierno interno hace imposible tanto el control de los ingresos de la Mutualidad a través de las federaciones como de los flujos de dinero entre la propia Mutualidad y las territoriales».

La reunión del consejo aprobó nuevas medidas para que la Mutualidad reordene su situación, y sus miembros confían ahora en que conseguirán acreditar ante el Ministerio de Economía la solvencia de la entidad.

Dimisión de Peláez

Ejemplo del descontrol y del escaso respeto por las normas fue como se saltó la resolución de la DGS de junio del 2014 para el «cese de José Ángel Peláez (presidente de la federación cántabra) como miembro del consejo de administración, sin que se haya cumplido tal resolución». Peláez, imputado por la desaparición durante varios años de 210.000 euros destinados a unos campos en Torrelavega, dimitió durante la reunión de ayer.

Louzán, vicepresidente

El consejo aprobó ayer diferentes nombramientos, entre ellos el del presidente de la Federación Gallega, Rafael Louzán, como vicepresidente de la mutua.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La mutua recurre la intervención del Gobierno y trata de ordenar sus cuentas