Más que un Ronaldo frente a Messi

Pese a que las dos estrellas acaparan todo el ruido, el clásico es bastante más que un duelo entre dos


En un horario un tanto anómalo, se nos presenta un derbi, organizado para el disfrute de los asiáticos, en el que lo primero que tenemos que explicarles es que un Real Madrid-Barcelona es algo más que lo que el resto del mundo piensa sobre este partido, duelo de estrellas, entre los dos mejores jugadores del mundo en estos momentos.

Empezando por los diferentes roles que tienen estos dos futbolistas en sus equipos, para mi, A Cristiano Ronaldo lo hace bueno su equipo y Messi hace bueno a su equipo, que es bien diferente. Aunque los dos, luego, puedan tener un papel relevante en el partido -insisto, para mí-, siempre será de diferente forma.

Antes de pasar a evaluar otros matices, diremos que la dicotomía Messi-Cristiano empieza por sus funciones -el primero más organizador y el segundo más finalizador-, por sus diferentes roles -el primero, esencial para que el juego de su equipo tenga criterio, y el segundo, puntual, para ser efectivo- y, finalmente, por sus diferentes prestaciones, el primero, más colectivo, formando parte del engranaje del equipo, y el segundo, más individual, formando parte del entramado más anárquico de su equipo.

Pero más allá de esta pugna de poderes, en el Santiago Bernabéu se verán las caras dos muy buenos equipos, y muchas pueden ser las claves que decanten la balanza. Pasamos a enumerar algunas de ellas:

1.- La necesidad del Real Madrid contra el colchón de puntos del Barcelona.

2.- El plan B del Real Madrid -los jugadores del banquillo- contra el plan D del Barcelona, entendiendo por D la categoría de sus futbolistas de banquillo, con los que Ernesto Valverde cuenta poco o nada.

3.- El equilibrio ofensivo-defensivo del Barcelona, frente al desequilibrio del Real Madrid.

4.- La practicidad de este Barça frente a la sangría de goles encajados del Real Madrid.

5.- La posesión de balón del Barcelona frente al intento por tenerlo para… del Real Madrid.

6.- El talento colectivo del Barca frente a un talento individual de muchos de los futbolistas del Real Madrid.

7.- La relajación del Barca frente el aspecto competitivo del Madrid en este tipo de citas.

8.- El efecto sorpresa y oportuno de Gareth Bale en este tipo de partidos, frente al efecto sorpresa del Barcelona que no está ni se le espera.

9.- La magia de Isco frente a la creatividad de Iniesta, como actores secundarios que luchan por volver a tener un papel principal.

10.- La profundidad de Marcelo por su banda frente a versatilidad de Jordi Alba para aparecer en las zonas de finalización.

Se levanta el telón y a disfrutar de uno de los mejores partidos de fútbol que se pueden presenciar hoy en día, que aunque se ponga en horario asiático, siempre será un partido nuestro y para los nuestros. 

Javier Lavandeira es profesor de la Escuela Gallega de Entrenadores

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Más que un Ronaldo frente a Messi