José Ángel Peláez: «Pienso que la Mutualidad de Futbolistas ha sido un absoluto descontrol»

El presidente de la Federación Cántabra de Fútbol dice que le pidió a Villar que dimitiera y que este le echó en cara haberlo dejado solo «como un leproso»


El presidente de la Federación Cántabra de Fútbol, José Ángel Peláez Montes (Torrelavega, 21-10-1971), atiende a La Voz para explicar cómo está viviendo la operación Soule, en la que también está imputado. Peláez apoyó a Villar y ahora dice sentirse defraudado.

-¿Se siente frustrado por todo lo que se dice de la RFEF?

-Me siento gilipollas. Esa es la palabra. Pero tengo sentimientos contradictorios. Estoy enfadado y sorprendido. Por un lado, no merecemos más de lo que tenemos y, por otro, respetando el principio de inocencia y conociendo las normativas, me encuentro con prudencia a la hora de catalogar hechos que pudieron o no darse.

-Usted ha estado con todos: Vilar, Jorge Pérez, Larrea, Rubiales...

-Bueno, a ver, todo tiene un proceso. La persona en la que yo más confiaba era sin duda Jorge Pérez. Porque por mi pasado, muy enfrentado al anterior presidente de la Federación Cántabra Alberto Vilar, a su vez muy vinculado de una forma hasta íntima con el administrador de la RFEF José María Castillón y con el vicepresidente económico Juan Padrón, pues siempre he estado en el lado de los proscritos, por decirlo de alguna manera. Es decir, en el lado en el que siempre se me ha puteado por parte de estos dos directivos. Y la persona más cercana a mí era Jorge. Así que cuando me dijo que se iba a presentar a las elecciones yo le mostré mi apoyo por una razón de amistad y porque creía que me iba a garantizar que Padrón y Castillón iban a salir de ahí. Pero llegado un momento se trataron cosas que a mí no me gustaron y me salí. Entonces, Villar me llamó y me dijo que tenía la intención de hacer cambios en la RFEF muy profundos y que quería que participase de ellos. No fue un apoyo tanto a Ángel, sino poder quitar a Castillón y a Padrón de la RFEF, que era lo que realmente a mí me motivaba. Posteriormente, tras la reunión con el CSD en agosto del 2017, se nos aconsejó, instó o llámelo como quiera, a que intentáramos forzar la dimisión de Villar.

-¿Cambios profundos de Villar? ¿Después de 30 años?

-Después de venir de donde venía... Yo fui elegido en la federación cántabra en el 2012 y en el 2016 y en ninguna de esas ocasiones vinieron a visitarme. Ni siquiera me felicitaron en el acta de la junta directiva del 2016. El único presidente al que no se lo hicieron. Nunca, jamás, me han dado dinero a fondo perdido, vamos a llamarlo de esta manera. Nunca he sido bien visto en la parcela de la RFEF. Nunca. Y si en el momento me presentan unos estatutos con una serie de cambios que yo creía que eran necesarios para mejorar, pues evidentemente lo acepto porque lo ansiaba.

-¿Pero podía ser Villar quien acometiese todo el proceso de modernización de la RFEF estando ya imputado?

-El que lo puso negro sobre blanco fue Villar.

-Usted llegó a decir que ponía la mano en el fuego por Villar. Y se ha quemado.

-Bueno... Al no haber estado nunca en comisiones económicas ni tampoco en lo que parece que han hecho, pues evidentemente no sabía esas cosas. Yo, a Ángel, siempre lo he considerado un hombre noble. Con sus rarezas, pero noble. Me cuesta creer que este señor haya hecho todas esas barbaridades. Es como si está casado y de repente vienen un día y le dicen que su mujer está detenida por asesinar niños y enterrarlos en el jardín del vecino... Pues mire, estaba casado con ella pero no lo sabía... Al tener acceso al sumario, que yo no lo tengo, pues me he visto sorprendido,... Pero dentro de la sorpresa, son cosas que me cuesta asimilar porque yo no las he vivido.

-Se refiere a Padrón en una escucha en la que dice: «El que tenga un contrato como este tiene un chollo de putísima madre».

-Sí, y lo pienso.

-Villar lo consintió.

-Bueno... Pues lo consentiría... Yo, al hacer un estudio sobre el Real Decreto, pedí el extracto contable a las territoriales y así me enteré. Y oyendo que los compañeros se quejaban de la calidad de la ropa fue cuando digo esa frase a la que se refiere dando a entender que me parece una vergüenza.

-¿Y por qué no lo denunció?

-Ya estamos hablando de finales de junio o principios de julio, unos días antes de la detención. Y además es un hecho que a mí no me gusta, pero que no quiere decir que sea delito.

-En relación con la Mutua, ¿considera que era un descontrol?

-Pienso que la Mutua estando administrada por el señor Castillón ha sido un absoluto descontrol. Y dentro de cada territorial, pues hay cosas que yo no haría. No porque sean ilegales, sino que no encajan con mi código de buen gobierno.

-¿Le pidió a Villar que dimitiera?

-Yo le mandé un burofax pidiéndole su dimisión. Y el que fue a un hotel para pedirle que dimitiese fui yo también.

-¿Y qué le respondió?

-La primera vez, que lo pensaría. Y la segunda, que no dimitiría. Que es el motivo por el que activamos la moción de censura.

-¿Cuándo habló por última vez con Villar?

-Cuando salió publicada una entrevista en la que decía que se sentía defraudo. Le dije que lo sentía mucho, pero que yo también me sentía así. Él dijo que le habían dejado solo como un leproso y yo le respondí que no, que tenía cojones la cosa que se había generado.

«El CSD requería información a Castillón, se la mandaba y él la dejaba en un cajón»

Peláez también está en el ojo del huracán y se defiende de algunas de las principales acusaciones que hay sobre él.

-Usted aparece en la operación Soule en un momento en el que le dice a Villar que disponía de 5,2 millones de euros «para lo que se te ponga en los huevos».

-Esa es una conversación de 16 minutos en la que hablamos del estudio para el reparto de los derechos televisivos a los clubes, porque yo me encargaba un poco de esa relación con los equipos modestos. Estudié el proyecto y vi que, de la suma de todo el bloque de dinero que recibe la RFEF para distribución entre el fútbol aficionado y territoriales, había 5,2 millones sin destino finalista en ningún convenio ni en ninguna orden ni en nada... Eran por tanto de libre disposición. Si se va al artículo 34,3 de los estatutos se puede ver que dice que todo aquello que no esté regulado para un fin específico es de libre disposición para el presidente de la RFEF. Y de ahí la frase. Un poco burra, quizás sí, pero es una manera un poco de hablar que tenemos los del norte.

-También está imputado por el caso del campo de Tanos. El dinero terminó apareciendo, pero el juez tiene interés en saber en dónde estuvo, si se movió y para qué se usó.

-Pues ni se movió, ni se usó y se devolvió a la RFEF en su día. Y cuando el ayuntamiento de Torrelavega cumplió todos los requisitos se le pagó. Mire, acabamos de hacer el recurso al TAD, que es el mismo que vamos a llevar al juzgado. El mayor problema aquí es que el CSD requería información a José María Castillón, yo se la mandaba a él y este la dejaba allí en un cajón y no la enviaba. He presentado las cuentas desde el 2014 en el recurso y se ve que siempre hubo más de los 310.000 euros que cubrían esta situación.

«Silvero está más capacitado que muchos»

Peláez también reflexiona sobre el futuro de la RFEF. No le desagradaría una presidencia con el gallego Emilio García Silvero.

-¿Qué es lo mejor que le puede pasar a la RFEF ahora mismo?

-Mi opinión personal es que debería haber un proceso donde todas las personas deberían elegir el camino que debe tomar la RFEF. Pero respetando la legalidad, creo que lo que va a suceder es que va a haber elecciones a presidente respetando la composición actual de la Asamblea porque no hay nada que la haya declarado ilegal.

-¿Es partidario de que se repita todo el proceso?

-Yo creo que por riqueza democrática se debería establecer un proceso desde el inicio para determinar finalmente quién debe ser el presidente de la RFEF.

-¿Qué le parece Emilio García Silvero como futuro presidente?

-Está más capacitado que muchos. Ha demostrado con el tiempo su gran capacidad. Por ello ostenta un gran cargo en una institución como la UEFA. No sería seguro de nuestro desagrado.

-¿Qué opina de Rubiales?

-En su día, cuando los presidentes de las territoriales no quisimos dar el paso, él se animó a darlo con una moción de censura.

-¿A pesar de estar denunciado por agresión a una mujer?

- Las personas son culpables cuando son sentenciadas. Antes, nunca. Y lo sé por experiencia propia porque a mí me han denunciado muchas veces y las he ganado todas. A mí me ponen miles de denuncias. No cada quince días, pero casi. Pero si fuera sentenciado, perdería el valor para poder dirigir a una entidad como la RFEF.

-¿Y de Larrea?

-Al principio tuve enfrentamientos muy fuertes porque, dentro de las escuchas, vi frases que no me gustaron, como la que llamaba a Padrón cuando ya estaba fuera de la RFEF. . Pero con el tiempo tengo que reconocerle el valor que ha tenido para presentarse a esta figura que tiene ahora mismo de presidente en funciones.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

José Ángel Peláez: «Pienso que la Mutualidad de Futbolistas ha sido un absoluto descontrol»