El decisivo efecto Pesic

En apenas diez días ha enderezado el rumbo de un Barcelona que acumulaba 22 derrotas y solo 19 triunfos esta temporada


El Barcelona de Pesic. Probablemente nunca como hasta ayer le habrá encajado tan bien el apellido de un entrenador a un triunfo de tanto valor como el conseguido por el equipo catalán. Caminaba el Barcelona por su peor temporada en muchos años, con 19 triunfos y 22 derrotas entre Liga y Euroliga, cuando decidió llamar en su auxilio a Svestislav Pesic (Novi Sad, 1949), el veterano técnico serbio que se sentaba en su banquillo cuando el equipo culés saldó su vieja deuda con la Euroliga (2003), además de conquistar 2 ligas (2002-03 y 2003-04) y la Copa del 2003. Diez días después de su desembarcó en el Palau, el Barça parece otro. Bajo el efecto Pesic llegó a Gran Canaria y con él regresa a casa, tras conquistar un título en el que nunca apareció como favorito.

«Jugamos 30 minutos o más un baloncesto excelente contra un rival que tenía experiencia, que sabe cómo se gana. Después paramos un poco, al estar un poco cansados, porque jugamos contra dos grandes rivales», indicó tras una victoria que ?insisten sus jugadores? llegó por el camino de simplificar las cosas. El técnico serbio hizo hincapié así en la exigencia física. «Cuando se juega cada día contra rivales así es muy difícil. Ganamos y quiero aprovechar para agradecer al club que confía en mí como persona y como entrenador. Esto me motiva para dar el máximo. Estoy muy contento con mis jugadores y ahora pelearemos por ganar la Liga», apuntó.

Tras abandonar el Barça en su primera etapa (2002-2004), Pesic entrenó al Roma, Girona, Moscú, Estrella Roja en dos ocasiones, Valencia y Bayern de Múnich, además de dirigir a la selección alemana. Antes, había conquistado el oro en el Mundial de Indianápolis (2002) con Serbia, después de sus inicios en el Bosna de Sarajevo o en Alemania. Ahora, después de una temporada en blanco, parece dispuesto a revivir los éxitos de su primer paso por el baloncesto español.

Diez días después de su llegada, ha enderezado el rumbo de un equipo herido por segundo año consecutivo. «No creo que no podamos mejorar. El equipo tiene potencial y lo ha mostrado. Puede jugar un baloncesto moderno, jugar bien en defensa, tomar responsabilidades», afirmó. «Cuando llegué todos sabían que había una oportunidad para cambiar el destino y han dado el máximo. Yo soy entrenador hace 35 años. Tengo experiencia, algo que se ha visto que sigue siendo una cualidad». Palabra de Svetislav Pesic.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

El decisivo efecto Pesic