Un bombero en Augusta

Trabajador, de 31 años, ganó su plaza para primeros de abril como una revancha de su intento fallido de ser profesional del golf

.

Un bombero jugará el Masters. El torneo más exclusivo del mundo, al que solo se accede por invitación, deja unas estrechas rendijas para las historias de gente corriente. Por uno de esos caminos consiguió su plaza Matt Parziale (Brockton, Massachusetts, 1985), miembro del cuerpo de bomberos de su ciudad. Mientras la mayoría de los favoritos compiten estos días en el Mundial Match Play de Austin (Texas), él sigue con su vida anónima -o ya no tanto- en Brockton, una ciudad que no llega a los 100.000 habitantes.

Parziale recibió en Nochebuena la invitación de Augusta. Firmada por el presidente del club, Fred Ridley, que le permitirá jugar el primer grand slam del año dentro de dos semanas. Reconoce así su papel como ganador del Mid-Amateur Championship en Atlanta. Venció en un torneo abierto a cualquier aficionado con más de 25 años y un hándicap inferior a 3,4, y que desde este año da acceso al Masters.

Hijo de otro bombero con 32 años de servicio, Parziale quería ser golfista profesional. Se quedó como tantos otros por el camino. Jugó en la Universidad del Suereste en Lakeland, en Florida, entre el 2006 y el 2009, y luego lo intentó en previas y torneos menores hasta que se acabó el dinero en el 2012. Volvió a casa, recuperó su estatus de jugador amateur y entró en el cuerpo de bomberos en el 2014. Según sus amigos, no lo hizo por vocación ni por tradición familiar, sino porque era el tipo de trabajo, a diferencia de otros, que le dejaba tiempo para jugar torneos. Y ganarlos. Su victoria en el Mid-Amateur le da el billete a tres eventos y escenarios emblemáticos, el Masters en Augusta, el US Open en Shinnecock Hills y el US Amateur en Pebble Beach.

Con permiso de los turnos del cuerpo de bomberos de Brockton, Parziale se tomará una cierta revancha de su frustrado inicio en el campo profesional. Aunque ahora, con 31 años, representará una especie de verso suelto en Augusta. Rivalizará con leyendas y tipos programados desde niños para rendir en un mundo profesionalizado hasta el extremo.

Su padre de cadi

En Augusta Parziale quiere seguir siendo genuino. Su padre le llevará los palos y le sugerirá distancias a bandera, caídas en los greenes y estrategias, como en el Mid-Am en el que se clasificó. Una desventaja desde el punto de vista competitivo respecto a contratar un cadi local, y un guiño a lo peculiar de su historia.

«Es fantástico ver que a esta alturas un trabajador normal puede tener la oportunidad que la USGA [la Federación de Golf de Estados Unidos] ha creado con el Mid-Amateur para jugar el Masters y el US Open. Te hace ver que estos torneos son todavía accesibles a personas corrientes. Es fantástico para nuestro deporte», valoró su profesor, Shawn Hester en Golf Digest.

Parziale ha ido compatibilizando su trabajo como bombero y su dependencia del golf con renuncias y proezas. Como firmar 66 golpes, hacer un turno hasta las 8 de la madrugada y volver a media mañana para dibujar otra tarjeta de 71 impactos y ganar el Francis Ouimet Memorial Tournament en Brookline, cerca de su casa. Está habituado a largas jornadas. Trabaja 24 horas, descansa dos días, trabaja otras 24 y libra otros cuatro. En abril le espera una semana diferente, la de un maestro.

Valora este artículo

1 votos
Tags
Comentarios

Un bombero en Augusta