El buen termómetro de Messi

La selección evaluará mañana sus fuerzas y potencial frente a Argentina, otra favorita al título en el Mundial

Messi se entrenó ayer en la ciudad deportiva del Madrid, en Valdebebas
Messi se entrenó ayer en la ciudad deportiva del Madrid, en Valdebebas

A Coruña

¿Se pueden volver a emocionar los aficionados con su selección? Quizá esta sea la primera pregunta que el amistoso de mañana (21.30 horas, Telecinco) entre España y la Argentina de Messi en Madrid tratará de resolver. Tras divertir de lo lindo, más que convencer completamente, frente a Alemania el viernes, Lopetegui y sus jugadores aspiran a zanjar debates en la última de las pruebas señaladas para que el seleccionador siga perfilando detalles de cara al Mundial de Rusia.

Con el fiasco del torneo del 2014 todavía en el ánimo colectivo, la llegada de Lopetegui, quien parece conjugar el guante de seda de Del Bosque con un moderno halo táctico y el mismo gusto por el fútbol de posesión, no ha dejado de dar espaldarazos al resurgir del equipo, pese a la búsqueda inconclusa de un goleador fiable. La brillante clasificación y hasta el buen rumbo de los amistosos invitan al optimismo entre los aficionados, que han recuperado la confianza en este grupo basado en tres espléndidas generaciones de futbolistas, la que disfrutó en primera persona del éxito festejado en Sudáfrica (Reina, Piqué, Ramos, Busquets, Iniesta y Silva), la que tomó el relevo inmediatamente después (Jordi Alba, Azpilicueta, De Gea, o Diego Costa) y los nuevos, con el sello exitoso de las categorías inferiores (Thiago, Saúl, Isco, Asensio o Rodrigo).

La conjunción entre unos y otros, su afán por sacar brillo a un espléndido grupo de futbolistas y defender la competitividad de un estilo de juego que ha encontrado mil imitadores, pero ninguno como el original español, marcarán el éxito o el fracaso de España. Esta, tras empatar frente a la vigente campeona del mundo en suelo alemán, encara otro extraordinario desafío en su duelo de mañana contra Argentina. «Es el actual subcampeón del mundo y un equipo plagado de estrellas. Ahora vamos a analizar el partido ante Alemania para ver en qué podemos progresar de cara al partido del martes, que va a ser igual de difícil, que este», explicó el seleccionador, que liberó del compromiso a David Silva para que atendiera asuntos personales.

«Es otra grandísima selección, también aspirante en Rusia, nos sirve muy bien para encarar el Mundial, conocer a posibles rivales que te puedan tocar, nos viene bien para nosotros y para las selecciones que tenemos en frente. Es una selección a batir junto a Alemania», recordó el capitán Sergio Ramos, en el césped en los dos últimos duelos entre ambos. El más reciente se había celebrado en Buenos Aires y España perdió por 4-1 solo unas semanas después de levantar la Copa del Mundo en Sudáfrica. En el anterior, en el Calderón, también jugó el madridista, recordado por el doblete de Xabi Alonso que hizo inútil el gol de Messi (2-1). Precisamente, sigue la duda de si el dorsal 10 albiceleste podrá participar en el duelo del Metropolitano debido a unas molestias musculares.

Sin Di María ni Agüero

Todo indica que jugará. Messi se entrenó ayer junto a sus compañeros en una imagen que dejó mucho morbo, pues se captó en la ciudad deportiva del Madrid, en Valdebebas, donde Argentina estableció su cuartel general. Después de que no participase el viernes contra Italia, tampoco se le vio en el entrenamiento del sábado, pero ayer empezó a probarse junto a sus compañeros y dejó buenas sensaciones. Jordi Alba se manifestó convencido de que su compañero en el Barça será de la partida. «Leo jugará seguro y nos va a tocar sufrirlo», apuntó antes de recordar la ventaja que durante la Liga tiene de ser su compañero y no su rival. «Es casi imposible defenderlo, ya cuando estaba en el Valencia lo sufrí de rival y es un jugador diferente al resto. Hay que estar juntitos y presionarle porque es un jugador distinto a todos», explicó el pasado viernes.

Con Messi en el campo, la nota negativa en Argentina correspondió a Di María, quien sufre un problema muscular y no podrá jugar mañana. Esta ausencia se añade a la de Kun Agüero, quien ni siquiera disputó el pasado choque de Mánchester, aquejado de una lesión en la rodilla izquierda.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El buen termómetro de Messi