Rahm exhibe sus argumentos

El vasco se agarra al Masters con una de las mejores tarjetas, con Reed como líder


Jon Rahm terminó el jueves con 75 golpes y la sensación de haber desplegado un golf como para merecer tan solo 65. Pero su actuación de ayer, más redonda pese al inclemente azote del viento, no dejó espacio para lamentos. Al cierre de esta edición nadie tenía una tarjeta mejor en el día (68), para totalizar -1, ya bajo el par de Augusta National. Un mensaje, todavía algo tapado en la clasificación, de lo que puede conseguir el fin de semana. Desde su decimocuarto puesto, ya tiene cita para soñar con cualquier cosa en el Masters. Con seis hoyos todavía por disputar, el norteamericano Patrick Reed era líder en solitario, con -7. A dos golpes, le seguía el australiano Marc Leishman, y a tres el norirlandés Rory McIlroy y el estadounidense Jordan Spieth.

Donde otros sufrían, Rahm exhibió su alma de competidor. Golpe a golpe, despertaba la atención del público. Como en su eagle del 2. O en su birdie del delícadísimo 11, ayer el hoyo más difícil del campo, un par 4 que se estiró por momentos hasta una media de 4,7 golpes.

«Casi a la perfección»

«He jugado casi a la perfección, muy confiado. Igual que el día anterior, pero hoy las cosas han salido mucho mejor», resumió el jugador vasco, a sus 23 años el número 3 del mundo.

Señalado de nuevo como favorito por sus resultados recientes pese a su castigado cuerpo a los 42 años, Tiger Woods trataba ayer de agarrarse al campo. Con cuatro hoyos por jugar, se dejaba tres golpes, para un acumulado de +4 que compromete sus opciones de victoria.

Además de Rahm, otro español jugará el fin de semana del Masters. Después de un día muy sufrido, con +4, totalizaba +1, aún con opciones de reengancharse a las primeras plazas. Al cierre de esta edición, mantenía una esperanza de jugar el fin de semana Chema Olázabal (+7), ganador de los Masters de 1994 y 1999, mientras que Sergio García (+11), defensor de la chaqueta verde, estaba completamente descartado, con el lastre de los 13 golpes que necesitó el jueves en el hoyo 15.

Comentarios

Rahm exhibe sus argumentos