La última etapa antes de Kiev

Con la experiencia del sufrimiento ante la Juve, el Madrid se exige autoridad y ambición frente al Bayern

Alineaciones del Real Madrid - Bayern
Alineaciones del Real Madrid - Bayern

«Sale el Madrid a luchar... Sale el Madrid a ganar...», reza el himno del centenario del Real Madrid. Y así, tal y como proclama la composición creada para conmemorar en 2002 sus 100 años de existencia, quiere afrontar este martes el defensor del título, como si no hubiese vencido por 1-2 en Múnich, la vuelta de las semifinales de la Champions contra el Bayern. Con la experiencia del sufrimiento padecido en el Bernabéu frente al Juventus en cuartos, cuando el conservadurismo puso en peligro el pase a su octava semifinal consecutiva y estuvo cerca el Madrid de fracasar en su reto de enlazar una tercera final, Zinedine Zidane y sus jugadores se han conjurado para recibir al Bayern con credenciales de campeón y mostrar desde el primer minuto autoridad y ambición.

La antigua bestia negra

El camino a Kiev está ya a un solo paso y, conscientes los madridistas de que seguramente les espera otra eliminatoria durísima, como la que también tuvieron que superar en cuartos de la pasada temporada ante el Bayern (otro 1-2 en la ida en el Allianz Arena y 4-2, en la prórroga, en el Bernabéu), les avala el talento y el oficio ante la que hasta hace seis años era su indiscutible bestia negra. Aunque el Bayern destila también orgullo y calidad y cree en la remontada, es el Madrid el que pretende dar el primer golpe, que sería seguramente definitivo, con la intención de mandar desde el principio, y no solo en el juego, que no está siendo brillante, sino, sobre todo, en el marcador.

«Tenemos que entrar a ganar el partido, sin especular, recular ni hacer cosas extrañas», insistió este lunes Zidane, convencido de que el Bayern se presentará en el Bernabéu «sin complejos». Conoce ya el Madrid suficientemente al Bayern como para esperar, pese a la indudable ventaja de Múnich, un choque de máxima exigencia, un examen de nivel, como no podía ser menos en el último cruce, rumbo a la gloria o al fiasco, ya que sin una tercera Copa de Europa consecutiva, los blancos cerrarían el curso sin títulos.

El desafío del único equipo que en formato Champions ha encadenado dos títulos consecutivos y aspira a las tres para igualar la marca que logró por última vez el Bayern hace 42 años, en 1976, vuelve a ser de altura, porque tratándose del rival y, paradójicamente, del escenario, donde el Madrid se encoge ante su afición, el resultado de la ida no puede ser una garantía. «Lo más importante es enfocar la eliminatoria como si fuera 0-0», subrayó Sergio Ramos, el capitán de un equipo que, lejos de perder el hambre, aumenta en Europa su voracidad.

Ni Robben ni Boateng

Tras el PSG y el Juventus, el Bayern es la tercera piedra, aunque en esta ocasión el equipo de Heynckes no podrá contar con Robben ni con Boateng, bajas que se suman a la de Arturo Vidal, que ya no estuvo en el Allianz. El Real Madrid tiene otra preocupación importante con la ausencia de Carvajal, que obligará a Zidane a alinear como lateral derecho a Lucas Vázquez o recurrir a Nacho tras un mes de baja por una rotura muscular y con pocos entrenamientos. Con la amenaza de Ribéry en la banda izquierda, el compromiso para el elegido es de cuidado, y requerirá ayudas y la solidaridad del resto de líneas, la ofensiva, liderada de nuevo por Cristiano Ronaldo, que en esta Champions solo se quedó sin marcar en Múnich, donde Lewandowski falló demasiadas ocasiones y el Bayern se desorientó en el tramo final de la primera parte. Pero por algo es el Madrid el rey de Europa.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

La última etapa antes de Kiev