Ainhoa García López: «El hockey sobre patines es espectáculo puro»

La exjugadora asturiana del Hostelcur Gijón, cuatro veces campeona de Europa, colabora desde el mes pasado con el club ferrolano

.

Ferrol

Ainhoa García López (Gijón, 1988) es santo y seña del Hostelcur, uno de los clubes nacionales más laureados de cualquier disciplina. Vivió los modestos inicios del equipo gijonés de hockey sobre patines y paladeó sidra tras cada triunfo. Fue -y será- una de aquellas niñas a las que el técnico Fernando Sierra, mucho más que un entrenador para ellas, llevó al más alto nivel deportivo, casi en volandas, sin que dejase de ser un juego para todas, su patio de recreo. Reinan todavía en Europa y pocos les tosen en la competición doméstica. Por motivos laborales, la asturiana reside ahora en Ferrol, donde ha dejado ya asomar todo ese hockey que lleva dentro. Colabora desde el mes pasado con el club CM Hockey Ferrol en la formación de sus jóvenes deportistas y, pese a haber colgado ya los patines como jugadora, se los calza de nuevo cada noche de jueves para sudar la camiseta con el equipo de veteranos.

-El club asturiano con el que cosechó sus éxitos deportivos catapultó unas crías a la élite continental. ¿Qué condiciones se han de dar para que ese modelo funcione en otras localidades?

-Todo comenzó con Fernando Sierra, nuestro entrenador, un gijonés exjugador de hockey que fundó el club en 1995. Apostó por un equipo femenino. Y reunió a un grupo de niñas que nos fuimos incorporando de varios colegios. Dimos con una persona como Fernando, que tiró por nosotras, que trabajó mucho y que nos supo llevar durante muchos años, con épocas por el medio emocionalmente complicadas, como es la adolescencia. Pero más que por el apoyo al deporte como tal, que lo tuvimos, aunque no acorde al crecimiento del club, el éxito del Biesca [ahora Hostelcur por motivos de patrocinio] fue por el trabajo del entrenador y nuestras ganas.

-¿Qué recorrido ve para el hockey ferrolano?

-Ferrol tiene unas buenas instalaciones. La pista que utilizan es mucho mejor para la base que la que teníamos nosotras en Gijón. Es cierto que conseguir más horas de pabellón es complicado, pero es fundamental para que un club prospere. A la hora de crecer en cuanto a jugadores y jugadoras también es difícil y pasa por elaborar un proyecto a medio plazo, de cara a la base, porque, nunca mejor dicho, eso es la base de todo.

.

-De competir en Europa al hockey en edades tempranas hay un buen salto. Como entrenadora, ¿cómo se baja de cien a cero sin forzar la máquina?

-Siempre he estado vinculada a las escuelas del Biesca, de la mano de Fernando Sierra. Lo compaginé durante años. Así que intentas trabajar aspectos que llevas entrenando toda la vida, pero adaptados a los niños. Con muchos juegos por el medio. La diferencia entre la élite y la base es la intensidad, la concentración y, evidentemente, las horas de pista, el tiempo de gimnasio...

-¿Lo más complicado de trabajar con la base?

-Gestionar las familias de los deportistas. A veces se meten demasiado y creen que solo está su hijo. Y no es así. Hay un grupo entero al que adaptarse.

-¿Algún argumento para escépticos del hockey sobre patines como deporte femenino?

-Deberían ir a ver un partido. Y ya está. Pero un partido de nivel, como el que se puede dar en Gijón y yo les aseguro que se aficionan porque es espectáculo puro. Es show.

-¿Y otro para los pequeños de la casa para que se decidan a probarlo?

-Es un deporte muy completo y divertido. Y es algo muy diferente a lo que les llega habitualmente. Los invito a que vengan a probar al pabellón del Ensanche. Ni siquiera necesitan patines porque se los presta el club.

-¿Cuál es la edad recomendable para comenzar a practicar hockey sobre patines?

-Cuanto antes mejor. Sobre cinco años es la edad ideal. Aunque siempre hay excepciones que comienzan tarde con respecto al resto, pero con mucho trabajo y constancia se puede llegar.

Palmarés

.

No hay competición a nivel de clubes que se le resistiese a la asturiana. Ganó cuatro copas de Europa; una OK Liga -la división de honor- y dos Copas de la Reina. La imagen corresponde a su cuarto título continental logrado en el 2012 en Lisboa, con Sierra en el banquillo. Fue su última celebración juntos, como entrenador y jugadora. Ambos cerraron su etapa en el club con los roles que habían desempeñado desde el inicio.

Pero el Hostelcur ha sabido mantener esa impronta ganadora y el pasado marzo se granjeó su quinta copa europea al vencer al Benfica portugués en la final de la competición disputada también en Lisboa. Y acaba de firmar una temporada magnífica al proclamarse campeón de la OK Liga.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Ainhoa García López: «El hockey sobre patines es espectáculo puro»