El tricampeón reclama su trono

Tras ganar tres Champions seguidas, el Madrid de la BBC se codea con los mejores de la historia

Los jugadores del Madrid se trasladaron a la Cibeles en autocar descapotable
Los jugadores del Madrid se trasladaron a la Cibeles en autocar descapotable

Redacción

Ganar la Liga, la Copa o la Champions casi se convierte en algo rutinario para un equipo que cada temporada bate su propio récord de presupuesto y se gasta millonadas en fichar a los mejores futbolistas del mundo. Pero otra cosa muy distinta es establecer una dinastía, un dominio repetido y constante con el que someter año tras año a tus rivales. Esto se encuentra al alcance de muy pocos equipos, apenas un puñado en la historia del fútbol. ¿Ha entrado este Madrid de la BBC en el Olimpo de los grandes equipos europeos?

Desde luego, el desafío, completado el sábado en la final de Kiev contra el Liverpool, de levantar su tercera Copa de Europa consecutiva no se revelaba sencillo. En el nuevo formato Champions, introducido en los noventa, nadie había conseguido jamás repetir entorchado y mucho menos encadenar un tricampeonato. El cuadro entrenado por Zidane lo hizo tras caminar por el alambre durante gran parte de esta temporada y superar eliminatorias durísimas contra los campeones francés, italiano y alemán. ¿Puede compararse este equipo con leyendas que marcaron una época como el Madrid de Di Stéfano, el Ajax de Cruyff, el Bayern de Beckenbauer, el Milan de Sacchi, el Barça del sextete de Guardiola?

El Madrid inició su reinado en la Copa de Europa alzando los cinco primeros títulos, disputados entre 1956 y 1960. Aquellos pioneros estaban liderados por el argentino Di Stéfano, que cambió para siempre la historia del club. El último de estos triunfos llegó con un espectacular 7-3 en Glasgow contra el Eintracht de Frankfurt, considerado hasta la época reciente como la mejor final de la historia de la competición. Tras el Grande Inter del coruñés Luis Suárez que, junto al Benfica de Eusebio, marcaron la década siguiente, dos clubes revolucionaron el modo de entender el fútbol en los setenta: el fútbol total del Ajax de Rinus Michels y Johan Cruyff, donde todos atacaban y defendían, y el poderío del Bayern de Müller, Maier y Beckenbauer. Ambos equipos levantaron tres títulos de forma consecutiva: los holandeses, desde 1971 a 1973, y los alemanes, entre 1974 (el primero, tras un partido de desempate con el Atlético) y 1976.

El Milan dominó la recta final de los ochenta por medio de su entrenador, un genio de la táctica llamado Arrigo Sacchi. Su rombo en el mediocampo levantó dos Copas de Europa seguidas. El tiki taka del mejor Barça de la historia, inspirado por la filosofía de Cruyff y optimizado por Guardiola, renovó las mentalidades gracias a un maravilloso grupo de jugadores bajitos. Así, entre otros, enlazó los seis títulos del 2009: la Copa, la Liga, la Champions, la Supercopa española y la europea, así como el Mundial de clubes. Ahora este Madrid reclama su espacio en la historia.

Comentarios

El tricampeón reclama su trono