El Rallye de Avilés calienta motores

La prueba puntuable para el Campeonato de España y Asturias de Históricos, se disputa los días 6 y 7 de julio. Los participantes deberán recorrer 234 kilómetros

La alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, presenta la 42 edición del rallye de Avilés, acompañada de Arsenio Álvarez, secretario del rallye (izquierda)
La alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, presenta la 42 edición del rallye de Avilés, acompañada de Arsenio Álvarez, secretario del rallye (izquierda)

Avilés

La Escudería Avilesina dio a conocer los pormenores de la 42 edición del Rallye de Avilés, que puntuable para los campeonatos de España y Asturias de Vehículos Históricos, se celebrará los días 6 y 7 del próximo mes de julio.

En un acto celebrado en el Salón de Actos del Ayuntamiento de Avilés, presidido por su alcaldesa Mariví Monteserín, Arsenio Álvarez, secretario del rallye, dio a conocer con todo lujo de detalles el desarrollo de esta veterana competición. En la presentación también estuvieron presentes Ana Hevia, concejala de deportes y Carlos Tamargo en representación de la Federación Asturiana de Automovilismo. El rallye avilesino consta de cuatro tramos cronometrados (El Montico-Villabona, Ferroñes-Corvera, La Lloba y Riberas-La Peral) repetidos en dos ocasiones. En total los participantes deberán de recorrer 234 kilómetros de los que 108 pertenecen a las pruebas de velocidad.

El desarrollo de la carrera se iniciará el viernes día 6 con las verificaciones técnicas y administrativas que se llevarán a cabo en el Complejo Deportivo Avilés desde las 16,30 hasta las 19,30 horas. Una hora después, desde el Centro Cultural Niemeyer se efectuará la salida protocolaria del rally, desde donde los participantes se dirigirán hasta la Plaza de España donde quedará instalado el parque cerrado. La competición arrancará el sábado a las 8,30 horas, para concluir a las 19,20 horas de nuevo en la Plaza de España, lugar donde se entregarán los premios a las 20.00 horas. 

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El Rallye de Avilés calienta motores