Un puñado de servicios deciden

Soberbia semifinal que no desmerece a Nadal y recupera a Djokovic, ganador por su mayor firmeza de saque al final

.

Extraordinario partido entre dos campeones que jugaron su mejor tenis. Escenificaron en la catedral el porqué figura en los anales la rivalidad más importante del tenis masculino. Djokovic, que venía de superar crisis anímicas y físicas, jugó como en su mejor época; y rafa mantuvo el extraordinario nivel mostrado en le cruce ante Del Potro.

Vimos un primer set espectacular del serbio, jugando a su mejor nivel, con un altísimo ritmo, una enorme anticipación y un juego sin errores. Rafa pretendió superarle entrando en el juego que le convenía a su contrario y fue superado. En el segundo, el español varió con cortados y dejadas, alternados con ganadores, desconcertó a su rival e igualó el partido. En la última manga del viernes, de mucha igualdad, Rafa combinó ganadores y dejadas con momentos de volver al ritmo que favorecía a Djokovic. Tuvo sus ocasiones el español, pero en los instantes decisivos no escogió bien la jugada y perdió en un apretado tie break un set determinante.

Ya ayer, tras un primer juego durísimo en el que Novak tuvo oportunidades de romper, Rafa se adelantó 3-0 y, aunque el serbio igualó, llevó en todo momento el dominio del juego con grandes restos, reveses cruzados ganadores, alternando con subidas a la red para acabar los puntos. Gran set de Rafa para igualar el partido.

Ya en el quinto, muy igualado, Rafa se vio siempre con la presión de servir con el marcador en contra. Hubo ocasiones para ambos en un set extraordinario. Y, al final, la mayor fiabilidad de saque del serbio definió por tres o cuatro puntos la semifinal de su lado.

Djokovic jugó un partido impecable por saque, resto, anticipación, ritmo trepidante, sin dar muestras de acusar el esfuerzo, y concentrado porque solo en un par de momentos perdió la compostura. Le gusta el juego de Rafa, contra el que encuentra un plus de motivación. Ya está al nivel de sus mejores épocas. Una muy buena noticia para el tenis.

Nadal jugó un gran partido, no le favoreció competir en pista cubierta ?algo a lo que hay que adaptarse?, se equivocó en el prmer set, quizá sorprendido por el nivel de Djokovic, rectificó en el segundo, y en el tercero le faltó elegir mejor en los momentos cruciales. Ya ayer jugó con una enorme decisión, más agresivo que nunca y en el quinto levantó situaciones límite con jugadas y golpes extraordinarios. Pese a la derrota, gran torneo de Nadal. Vimos una de sus versiones más agresivas en mucho tiempo. Se va sin otro grande Rafa, pero fortalecido al mostrar un nivel excelente.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Un puñado de servicios deciden