El British más abierto

Las grandes estrellas parecen lejos de su mejor momento y los aspirantes amenazan con dar la sorpresa en Carnoustie

.

La edición 147 del Open Británico de golf que comenzará hoy en Carnoustie, en Escocia, se presume como una de las versiones más difíciles de pronosticar al menos en los tiempos modernos, con las estrellas lejos de su mejor momento y con muchos aspirantes dispuestos a aprovechar la ocasión.

En uno de los campos de golf más difíciles del mundo, ¿será el estadounidense Jordan Spieth capaz de defender con éxito el título logrado la temporada pasada? ¿O será el momento del rejuvenecido Tiger Woods de poner fin a una década sin títulos en majors? ¿Podrá el estadounidense Brooks Koepka levantar su segundo trofeo grande consecutivo tras ganar el US Open hace un mes? ¿O será un debutante el que inscriba su nombre por primera vez en el famoso trofeo Claret Jug?

Gran parte de la atención se centrará sin duda en Woods, que jugará su primer Open desde el 2015, después de haberlo ganado tres veces, la última en el 2006. Ahora en forma nuevamente, y con un cuarto puesto en su última presentación, Woods llegó a Carnoustie con confianza, creyendo que puede ganar su decimoquinto Major. «Es un campo de golf que recompensa el riesgo y, por la forma en que está configurado en este momento, hay que jugar muy concentrado porque es muy rápido», explicó Woods al sitio oficial del torneo.

Spieth, en tanto, regresa como campeón, después de haber ganado en Royal Birkdale el año pasado, aunque su actual momento de forma es diferente al que exhibía hace 12 meses, cuando ganó su tercer torneo grande. El estadounidense Dustin Johnson, número uno del mundo, es el favorito entre los corredores de apuestas, con tres resultados en el top ten en el Abierto. Pero también aparecen bien posicionados nombres como Justin Rose, Rory McIlroy, Rickie Fowler y Tommy Fleetwood.

Fowler, que todavía está buscando su primera gran victoria, a pesar de haber terminado segundo en tres de los cuatro majors, siente que está ante una gran oportunidad en Carnoustie. «Creo que es un campo que me conviene perfectamente. Me encanta usar mi creatividad, este es un lugar que si quieres te permite jugar la pelota por el aire o si lo prefieres puedes mantener la pelota en el suelo». Koepka, en tanto, llega con un desafío especial después de ganar por segundo año seguido el Abierto de Estados Unidos el mes pasado. Desde que Woods lo lograra en el 2000, nadie pudo encadenar el US Open y el Open británico en la misma temporada.

Las esperanzas locales serán lideradas por Fleetwood, quien quedó segundo detrás de Koepka en el Abierto de Estados Unidos, Rose y McIlroy, mientras que los españoles Sergio García y Jon Rahm están entre los favoritos.

Valora este artículo

0 votos
Tags
Comentarios

El British más abierto