Dos equipos y un único objetivo: volver a Primera

El Sporting inicia hoy la temporada con un equipo plagado de bajas y la incertidumbre que rodea a los fichajes. El Oviedo lo hará mañana con el proyecto más ilusionante desde su regreso a Segunda

Anquela y Baraja
Anquela y Baraja

Redacción

Tres meses después del final de la liga regular, vuelve la competición para los equipos asturianos. Por delante queda una larga maratón en la que Sporting y Oviedo tienen un único objetivo, el ascenso. Los rojiblancos llegan al inicio de temporada con un equipo plagado de bajas, una plantilla sin cerrar y muchas dudas en torno a sus fichajes. Los azules lo hacen con el mismo bloque del año pasado y un puñado de incorporaciones -especialmente la de Joselu- que les permite soñar. Y por si fuera poco, tendrán que competir en la Segunda División más dura de la historia. Históricos como el Deportivo, Las Palmas, Málaga, Osasuna, Tenerife o Zaragoza serán los principales rivales en una categoría en la que el 80% de los equipos parte con el objetivo de, al menos, meterse en promoción. Los estilos son diferentes y sus armas también, pero tanto Sporting como Oviedo aspiran a que esta sea su temporada.

Las incógnitas del Sporting

El primero en iniciar la temporada será el Sporting, que esta tarde juega en Madrid frente al Alcorcón. Para este partido el equipo que dirige Rubén Baraja llega en cuadro, ya que a la falta de fichajes -en palabras de Miguel Torrecilla, director deportivo del club, queda por incorporar un delantero, un extremo izquierdo y, tal vez, un lateral para competir con Canella- se suman las bajas de ocho futbolistas. Dani Martín, Traver, Isma Cerro, Blackman, Juan Rodríguez, Robin Lod y Cordero se han caído de una lista en la que el técnico ha tenido que tirar del juvenil Pelayo Morilla y de los fichajes del filial Neftali y Garci.

Sí estarán disponibles para ese partido parte de los fichajes. Previsiblemente, Cofie será titular en la medular ante la sanción de Cris Salvador, lo mismo que Sousa. El recuperado Babín formará en la zaga junto a Alex Pérez, mientras que Geraldes -otra de las incorporaciones- será el reserva de Molinero, llegado esta campaña del Getafe. En el banquillo también estará el central francés Peyrebenes. Lod y Blackman están lesionados. Jugadores como Carmona, Canella o Mariño, junto a otros del filial como Nacho Méndez o Salvador, están llamados a ser importantes en el nuevo proyecto.

Más allá de las circunstancias puntuales que rodean al encuentro, la planificación de Miguel Torrecilla deja muchas dudas. Llegó a Gijón asegurando que no era un «fichador» y en su primera temporada incorporó a 17 jugadores. El mismo número de bajas que ha dado este verano, cifra que subirá porque hay jugadores, como Rachid, en rampa de salida. La cantidad se eleva hasta 20 si se suman las tres del mercado de invierno.

Para la 2018-2019 ya ha incorporado a 7 futbolistas -6 procedentes del mercado extranjero- y le quedan, como mínimo, otros dos. Baraja no ha podido contar con ningún delantero de la primera plantilla en toda la pretemporada, ya que Blackman llegó cinco días antes del inicio de la temporada y lo hizo lesionado. El Sporting ha vendido a Sergio Álvarez (4 millones) y a Barba (3 millones), por lo que tiene margen de maniobra. 

El hecho de que las incorporaciones procedan de ligas extranjeras ponen el foco sobre Torrecilla, su gran valedor y el que se la juega con sus fichajes. Desde el club han repetido en varias ocasiones que el único objetivo es el ascenso. El director deportivo tiene alto el listón.

Anquela más once

Si algo tiene claro el oviedismo es que Anquela es el eje sobre el que gira el proyecto. No solo es el entrenador, es el capitán de un barco que ha sabido mantener la estructura y reforzarse en las posiciones que más deficiencias tenía. El año pasado no entró en promoción por diferencia de goles, por eso los grandes esfuerzos los ha hecho en el ataque. Joselu, pichichi de la categoría hace dos temporadas, es la incorporación más ilusionante desde el retorno a Segunda y la gran esperanza del equipo carbayón. El pistoletazo de salida tendrá lugar mañana, en el Tartiere, ante el Extremadura.

El Oviedo había acudido el año pasado al mercado internacional para reforzarse. La experiencia no fue buena y este año ha decidido cambiar la estrategia. El eje del equipo sigue siendo el mismo, con Alfonso en la portería -que competirá con el recién incorporado Champagne- Forlín, Mossa y Carlos en defensa y Folch, Aarón y Berjón en el centro del campo. A ellos hay que sumar los fichajes.

Para la defensa, el club ha firmado a Carlos Martínez, procedente de la Real Sociedad. En centro del campo Tejera y Javi Muñoz han sido incorporados para aportar frescura y calidad en una posición en la que el año pasado existían importantes carencias. A ellos se suman Boateng (que llega del Melilla) y Bárcenas, un mundialista que aspira a aportar verticalidad y a disputarle el puesto a Aaron.

El principal esfuerzo ha llegado en la línea de ataque. Toché tendrá una fuerte competencia este año, ya que Ibrahima Baldé y Joselu han llegado a Oviedo para hacer los goles que faltaron la temporada pasada. El senagalés genera más dudas por su trayectoria de los últimos años, aunque si recupera el nivel de su anterior etapa en España será un jugador importante. Más segura parece la apuesta por Joselu, que hace dos años marcó 23 goles en el Lugo.

Además, el club ha soltado lastre y ha dado la baja a la mayoría de las incorporaciones del año pasado. David Rocha, Guillermo Cotugno, Nahuel Valentini, Miguel Linares, Héctor Verdés, Matej Pucko, Francisco Varela, Juan Carlos, McDonald Mariga, Patrik Hidi, Diego Fabbrini, Olmes García y Yaw Yeboah. Anquela tiene una plantilla corta y será el líder de un proyecto en el que todo gira a su alrededor. La empresa es complicada pero el objetivo también está claro: volver a Primera.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Dos equipos y un único objetivo: volver a Primera