A milésimas del podio en C2 500

Los gallegos Sergio Vallejo y Adrián Sieiro, bronce en el último Europeo, alcanzan una brillante cuarta plaza en su segunda final del Mundial


Lo intentaron en la final de C2 1000 y a punto estuvieron de conseguirlo en C2 500. La pareja casi perfecta de los pontevedreses Sergio Vallejo y Adrián Sieiro se quedó este domingo en Portugal a milésimas del éxito, concretamente a 43 de subirse al podio en el Campeonato del Mundo de piragüismo, que se celebra en Montemor-o-Velho (Portugal). Ese es el tiempo que separa el cuarto puesto del bronce, que se llevaría el tándem polaco formado por Arsen Sliwinski y Michal Lubiniewski, que cerraron la tanda con una marca de 1.41,787 frente al 1.41,830 de los gallegos.

El Mundial es una especie de antesala, como ellos mismos lo definen, de su gran objetivo, el de los Juegos Olímpicos. Un oro ahí es para ellos un sueño en el que trabajan. Y parece que no van por mal camino. Hace dos meses regresaban a Poio después de haber logrado el bronce en C2 1000 en el Campeonato de Europa de Belgrado. Rompían la historia nuevamente. Desde el 2001, España no conseguía una presea en esta distancia, entonces fueron Fredi Bea y Mascato los que pusieron el nombre de Galicia en el mapa del piragüismo.

Llegaban en su mejor momento y esta semana en Portugal volvieron a intentarlo en la misma distancia, pero no pudieron lograr más que una octava plaza. Era su primera vez en un Mundial absoluto, el test perfecto para evaluarse después de varios años preparándose en el centro de alto rendimiento de Sevilla. Sergio Vallejo y Adrián Sieiro temían la potencia alemana, pero fueron finalmente los polacos los que les robaron el podio. La plata fue a los rusos, que firmaron un tiempo de 1.41,590, y el oro fue a manos de los brasileños, con un tiempo de 1.40,043. La pareja de gallegos ha dado un paso más en su historia, marcada desde niños por los éxitos de David Cal.

Podio para reforzar el desafío de Tokio

P. A. L.
.Los medallistas, en una foto de archivo
Los medallistas, en una foto de archivo

El K4 500 de los gallegos Toro y Germade, formado en abril, confirma su potencial con la plata mundial

El barco del futuro añade su plata como subcampeón del Mundo a su asombroso palmarés. El K4 500 español, formado en abril, suma otra medalla a su camino hacia los Juegos de Tokio, su verdadero objetivo. Los gallegos Cristian Toro y Rodrigo Germade, el catalán Saúl Craviotto y el mallorquín Marcus Cooper lograron el segundo puesto en Montemor-o-Velho (Porgugal), un éxito que se añade a sus victorias en la Copa del Mundo de Szeged (Hungría) y el Europeo de Belgrado. En Serbia, superaron a la embarcación alemana por un suspiro de 14 milésimas, nueve centímetros. Aquella batalla se repitió ayer, y les tocó felicitar a unos rivales a los que también admiran. Juntos anuncian un pulso espectacular que terminará en Japón dentro de dos años. Esta vez, España cruzó la línea de llegada solo tres décimas por detrás del campeón (1.20,056). Calcados los pronósticos, completó el podio Hungría, y Rusia fue cuarta.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

A milésimas del podio en C2 500