La rocambolesca historia del bronce que le quieren birlar a Javier Hernanz

La Federación Internacional de Piragüismo se resiste a darle la medalla que ganó en el Mundial de Portugal

Vold junto a Hernanz
Vold junto a Hernanz
Agencias
Redacción

Su rival admite el error. La Federación Noruega, a la que pertenece, reconoce que su palista cometió irregularidades y que la presea no le pertenece. Aun así, y por rocambolesca que parezca la historia, dos días después de disputarse la prueba del K1 5.000 del Mundial de Portugal, el asturiano Javier Hernanz sigue sin su medalla de bronce. El motivo, que la Federación Internacional, a pesar de que no hay ninguna duda, se resiste a rectificar y concederle el premio que se ganó en el agua.

En la última prueba del Campeonato del Mundo, disputado en la localidad portuguesa de Montemor, la incidencia se produjo cuando los palistas que formaban la cabeza de carrera encaraban la recta de llegada, momento en el que el noruego Vold, que remaba próximo al español, se saltó la última boya del recorrido para entrar a continuación a meta por delante de Hernanz, en los puestos tercero y cuarto, respectivamente.

Uno de los jueces sancionó la infracción del noruego, que fue descalicado y situó a Hernanz como medallista de bronce. El español, que durante unos minutos figuró como tercero, caminó hacia el podio en la ceremonia de entrega de premios, cuando una revocación de la decisión anterior le volvió a dejar fuera del medallero.

La Federación Española de Piragüismo realizó una reclamación dentro del tiempo establecido ante el Comité de Competición, del que obtuvo como respuesta que el juez-árbitro no había visto incidencia. Posteriormente, el equipo español intentó una última apelación, aunque los miembros del Comité ya se habían ido, y, tras contactar con el presidente de la ICF, este les indicó que remitieran el recurso de apelación a la junta directiva de la Federación Internacional de Canoa. El documento será enviado esta semana.

El error era tan evidente y la reclamación tan pertinente que hasta los noruegos dan la razón a Hernanz. El primero en hacerlo fue Volt, que nada más terminar la carrera se disculpó con el asturiano. Posteriormente, el jefe de equipo noruego, Eirik Veras Larsen, admitió que su palista había cometido una irregularidad.

Y si todo todo está tan claro, ¿a qué espera la Federación Internacional para darle a Hernanz lo que es suyo? Lo último que se ha sabido es que, para cambiar su decisión, debe ser Volt el que salga públicamente a reconocer su error y a renunciar a la medalla en favor del palista asturiano. Después de las últimas manifestaciones llegadas desde Noruega, parece cuestión de tiempo que se roconozca el tercer puesto de Hernanz. Sin embargo, y visto la inverosimilitud de la historia, habrá que esperar a que se tome una decisión definitiva.

«Soy una de las personas que más aboga por la capacidad de trabajo, el profesionalismo y los valores del deportes. Me entristece enormemente ver que hay gente dentro de mi deporte, como en este caso los jueces que no han aplicado casi ninguno de los valores por los que yo abogo cada día», asegura el palista español ante esta situación de incertidumbre.

Medallero de la selección española

La selección española de piragüismo finalizó su participación en el Campeonato del Mundo de Piragüismo 2018 logrando un total de cinco medallas, a la espera del desenlace de la reclamación de la presea de Javier Hernanz en K1 5.000 metros, gracias a un oro conseguido en K1 200 por Carlos Garrote; tres platas en K2 200: Saúl Craviotto y Cristian Toro, en K2: Cubelos y Peña, y en K4 500: Saúl Craviotto, Cristian Toro, Marcus Cooper y Rodrigo Germade, y un bronce en K4 1.000: Paco Cubelos, Pelayo Roza, Rubén Millán e Iñigo Peña.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

La rocambolesca historia del bronce que le quieren birlar a Javier Hernanz