El peligroso Thiem aguarda a Nadal

El español parte como favorito y un triunfo le permitiría salir de Nueva York como número 1

.Rafael Nadal
Rafael Nadal

A Rafa Nadal le queda un difícil escollo para clasificarse para las semifinales del US Open. Se presumía que podía ser Anderson, pero al sudafricano le pasó por encima Thiem, incentivado por conseguir su mejor resultado en Nueva York, donde nunca había superado la cuarta ronda.

Al manacorí le cambia, de tener que enfrentarse a un sacador que ha mejorado su juego de fondo, por un jugador de gran pegada y que sirve con gran potencia, aunque no con la regularidad y seguridad de Anderson.

Dominique Thiem ha sido capaz de ganarle en tres oportunidades a Rafa, que a su vez le ha vencido en siete, pero en todas las ocasiones sus enfrentamientos fueron sobre tierra. Ambos, aparte de los partidos jugados, han entrenado juntos en varias ocasiones y mantienen una buena relación, pero eso será hasta el comienzo del partido en donde ambos se juegan mucho.

La victoria supondría para el austríaco el volver a situarle entre los jugadores llamados a relevar a los grandes. Y el hacerlo sobre esta superficie, demostraría que está capacitado para igualar sus resultados sobre tierra.

Para Rafa, el ganar le situaría en las semifinales, le aseguraría salir de Nueva York como número 1 y posibilitaría mantener intactas sus opciones de ganar un nuevo grand slam.

Antes de su último enfrentamiento en Paris, Dominique dijo que tenía un plan para derrotar a Rafa. No le funcionó muy bien porque el balear le ganó en 3 cómodos sets.

De todas formas el plan de Thiem para poder ganarle al español, no es ningún secreto. Pasa por imprimir un gran ritmo de juego, llevando la iniciativa en todo momento, al igual que lo intentó Basilashvili en la ronda anterior. Es verdad que el austríaco es más fuerte que el georgiano y que tiene mucha más experiencia en escenarios importantes y partidos a cinco sets. Pero también es cierto que los golpes de Thiem, que llevan mucho peso de bola, es un juego que no le va mal a las características de Rafa Nadal, favorito en mi opinión, porque puede ganar dominando el partido o jugando a la contra, mientras que las posibilidades de victoria de Thiem se ciñen en mantener la iniciativa y atacar con acierto durante todo el encuentro.

Carrera de obstáculos

Para ganar un grand slam hay que salvar las dificultades en los siete partidos que hay que ganar y que plantean los distintos adversarios.

Hasta ahora Rafa salvó sin dificultad las dos primeras rondas. Tiró de épica y de un gran tenis para superar a un gran Khachanov y tuvo que jugar a la contra para ganarle a un sorprendente Basilashvili.

Ahora, en cuartos, Nadal, con su experiencia, sabe que hay que meter una marcha más a la intensidad de su juego. Sacar mejor, angular más sus derechas e imprimir un mayor ritmo a todos sus golpes para llevar la iniciativa y conseguir más ganadores. Thiem se lo va a exigir.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El peligroso Thiem aguarda a Nadal