La Camperona corona al novato Óscar Rodríguez

El joven debutante se impone a los favoritos en el durísimo puerto final

.

El ciclista español Óscar Rodríguez (Euskadi-Murias) ha ganado este viernes la decimotercera etapa de la Vuelta a España, disputada entre Candás y La Camperona sobre 174,8 kilómetros, dando la sorpresa al imponerse en las duras rampas del puerto final a escaladores como Rafal Majka (Bora) o Sergio Henao (Sky), mientras que Jesús Herrada (Cofidis) cedió terreno pero sigue de líder de la general provisional.

Es el primer triunfo de Óscar Rodríguez como ciclista profesional, a sus 23 años, y el primero del equipo Euskadi-Murias en su estreno en La Vuelta. Un triunfo de prestigio en las imposibles rampas de hasta el 20% de La Camperona, dejando en nada el ataque previo de Majka o Dylan Teuns (BMC).

Metido en la escapada del día, el de Burlada (Navarra) no hizo ruido ni se dejó ver entre los 32 miembros que llegó a tener la fuga. Fuera de la lista de candidatos al triunfo, rompió todos los pronósticos y, de menos a más, dejó atrás a escaladores consagrados y a equipos con más presencia de corredores en el grupo cabecero.

La Camperona (1ª), con 8,3 kilómetros al 7,5% de pendiente media y una rampa máxima de casi el 20%, vio cómo Ilnur Zakarin (Katusha) atacaba el primero, siendo un jefe de filas con ganas de resarcirse, pero fue Rafal Majka el primero en abrir hueco, romper el grupo y abrir 'la caja de Pandora'.

Pocos pudieron contrarrestar el ataque del polaco, en la zona más dura de la ascensión, pero a él llegó con tesón el belga Teuns, que está cuajando una gran Vuelta. Lo probó también el eritreo Merhawi Kudus (Dimension Data), pero el único capaz de adelantar a Majka fue Óscar Rodríguez, que llegó exhausto y eufórico a meta.

Por detrás, en la 'batalla' entre los favoritos al podio de Madrid, Nairo Quintana arañó 6 segundos a Simon Yates (Mitchelton-Scott) y 17 a su compañero Alejandro Valverde (Movistar Team), logrando distanciar también al resto de favoritos, que entraron bastante agrupados. No hubo grandes ataques, sino cambios de ritmo, y ningún candidato aprovechó la jornada para dar un golpe sobre la mesa.

No obstante, el colombiano pasa al murciano en la general provisional, que sigue encabezando Jesús Herrada. El de Cofidis entró 44º a meta a 4:18 del vencedor, pero sólo a 2:40 de Simon Yates, por lo que salvó el rojo, que vestirá este sábado en otra jornada exigente.

Tanto Movistar como Astana trabajaron para endurecer la carrera, buscando quizá hacer diferencias, pero vista la estrategia final en La Camperona parece que su esfuerzo fue más para evitar que la fuga llegara con margen y que otro 'caso Herrada' metiera a Majka en la lucha por la general.

En el caso del equipo kazajo, lo cierto es que su líder Miguel Ángel López tuvo problemas mecánicos en su bici, en la cadena, y perdió tiempo y fuerzas que le privaron de un posible ataque. También sufrió Thibaut Pinot (Groupama-FDJ), aunque finalmente se recuperó bastante bien, mejor que un Jon Izaguirre (Bahrain-Merida) que cede dos puestos en la general y ahora es séptimo.

De cara a este sábado, la decimocuarta etapa volverá a prometer especáctulo en la montaña. Los 171 kilómetros entre Cistierna y Les Praeres, en Nava, tienen cinco puertos y el último de ellos será la novedosa subida final de apenas cuatro kilómetros con rampas de hasta el 15% de pendiente.

«No me lo creo, no me lo creo, no me lo creo»

El corredor español Oscar Rodríguez Garaicoechea (Euskadi-Murias) no paró de repetir «no me lo creo, no me lo creo, no me lo creo» tras llegar en la meta de La Camperona como ganador de la decimotercera etapa de la Vuelta a España, una de las jornadas más importantes de esta edición de 2018.

Tras estar unos minutos sin resuello después de llegar primero a un puerto de la entidad del de hoy, el navarro (23 años) aseguró que «no pensaba que podía ganar».

«No me lo creo, no me lo creo, no me lo creo», no paraba de decir en meta el de Burlada, que confesó no pensar «en nada» al pasar la meta «porque no me lo creo».

«No pensaba que estuviera a mi alcance y menos en la Vuelta a España», dijo el navarro, acordándose de su «novia, que esta ahí abajo (viendo la etapa)», de su «familia» y de su «equipo», un Euskadi-Murias «para el que va a ser algo fenomenal» este triunfo de hoy.

Sobre su final de carrera, dijo: «cuando he pasado a (Rafal) Majka y al otro (Dylan Teuns) he visto que tenían mala cara, yo podía ir más rápido, les he pasado y he visto que ganaba».

Oscar Rodríguez contó «una anécdota» que le ocurrió en una etapa de la Vuelta a Castilla y León con final precisamente en La Camperona. «Me caí, me di un trompazo y me rompí la cara. Esto ha sido el destino», se felicitó el del Euskadi-Murias. 

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

La Camperona corona al novato Óscar Rodríguez