Una crisis histórica para Florentino

El Madrid no acumulaba casi siete horas sin marcar desde los 80, y la directiva, reacia a renovar la plantilla en verano, contempla ahora fichajes en enero


La derrota del Real Madrid en Mendizorroza fue el último capítulo de una mala racha que viene prolongándose desde el doloroso correctivo del Sevilla. 10 días negros en los que el conjunto blanco no ha sido incapaz de ver puerta. Ante el Alavés, el equipo blanco tenía una oportunidad única para redimirse. Un rival al que llevaba venciendo durante más de 80 años. Nadie podía imaginar un tropiezo, más aún cuando volvía Bale, descansado al haber quedado fuera de la convocatoria en Champions.

Pero el Madrid acumuló su cuarto partido sin marcar. Cerca de siete horas sin gritar gol. 409 minutos, algo que no se repetía con ningún entrenador desde hacía más de 30 años. El primero en alcanzar este registro fue Vujadin Bóskov en 1982. El serbio fue despedido 11 días después. El segundo, Amancio en 1985. El coruñés fue despedido de inmediato. El club aún no perdió la confianza en Julen Lopetegui. La directiva -y una decisión de tal calibre solo pasa por Florentino Pérez- confía en que tras el parón el equipo vuelva al redil ganador.

el discurso OFICIAL

«Es pronto para hablar de un cambio de entrenador»

El club, pese a la desilusión del inicio liguero, confía en que todo lo malo que podía pasar (en forma de lesiones e infortunio de cara a puerta) ya ha sucedido, que lo importante es dejar los fantasmas atrás y recuperar la identidad de principio de temporada.

Esa buena imagen con la que el club blanco comenzó ganando al Getafe y goleando al Girona y al Leganés antes de la victoria ante la Roma. Sergio Ramos matizó las consecuencias de la ausencia del goleador más importante de las últimas décadas del Madrid. «Quizá ahora sin Cristiano se hable más pero con él también tuvimos crisis de gol. El gol va a volver», aseguró el capitán, que también defendió a su entrenador de las críticas y calificó como «una locura» el hecho de que pudiera ser sustituido. «¿Destituir a Lopetegui? Nunca es bueno que haya un cambio de entrenador. Es pronto para hablar de eso. Sería una locura», dijo Ramos.

UNA FECHA CLAVE

Obligado a reaccionar antes de la visita al Barça el 28 de octubre

Porque el vestuario, como casi siempre en una crisis, trata de arropar al entrenador hasta el día que cae. «Estamos muy tranquilos con él, trabajando y vamos a ser positivos», afirmó Varane. El calendario, al regreso del parón, le depara dos duelos como local (Levante y Viktoria Plzen) antes de visitar el Camp Nou. La distancia respecto al equipo catalán es manejable. Una victoria en Barcelona podría volver a cambiar la perspectiva si antes no se agudiza la crisis. Así que Odriozola, que ya tenía la confianza del entrenador en su época en la selección, tiró de tópicos. «El trabajo es el único secreto para revertir esta situación y los jugadores vamos a muerte con el míster», expresó uno de los pocos refuerzos llegados el pasado verano.

CARENCIAS

Un mediocentro, un lateral izquierdo y un delantero

Pero la pregunta es... ¿dónde están los goles perdidos? Para intentar recuperarlos, el cuerpo técnico confía en una serie de modificaciones que servirían para agitar la coctelera. Aunque sean dolorosas. En la planta noble del Santiago Bernabéu ahora sí se considera la posibilidad de fichar en el mercado de invierno a un mediocentro y a un lateral izquierdo, para tener recambios de calidad que permitan rotar con mayor facilidad. Incluso un 9, si el mercado ofrece una buena opción, que pueda suplir el hueco dejado por Cristiano.

«No se puede tapar el sol con un dedo», expresó con sinceridad Keylor Navas el pasado miércoles sobre la importancia del luso en la conquista de las tres orejonas consecutivas. Todo ello para seguir luchando por la Liga y la Champions.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Una crisis histórica para Florentino