El Barça dicta sentencia

Javi Lavandeira

DEPORTES

Marc Dominguez | DPA

29 oct 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Se dice que estos partidos son distintos, que hay un plus emocional, que la táctica deja paso al ansia por ganar a tu eterno rival, que prevalecen los futbolistas a los entrenadores, los errores individuales a los sistemas y los aciertos sobre el modelo, pero esta vez el Madrid se dejó el guión en la caseta y salió como nos tiene acostumbrados últimamente: inactitud sin balón, falta de criterio con él y como un rival que observa qué hace el contrario y de vez en cuando se despereza, para volver al letargo.

El Barca fiel a su guión, pero en positivo, dueño de la posesión, mucha circulación y triangulación, a través de la cual, avanzó de manera ordenada y así estuvo preparado para estar organizado en el pressing tras pérdida.

Errores del Madrid. El primero, grave, no prever la zona por la que iba a atacar el Barça. Jordi Alba participa en un 75% de las acciones de finalización del Barcelona. Tratar de compensar, creyendo que Nacho podría tapar ese carril es un primer error; situar a Bale en ese carril, creyendo que hacer alguna ayuda defensiva, es una temeridad.