Los Sixers apuestan fuerte

Fichan al díscolo Jimmy Butler para formar junto a Embiid y Simmons uno de los mejores tríos ofensivos de la Liga


Jimmy Butler ya es nuevo jugador de los Sixers de Filadelfia. Fin al culebrón del arranque de temporada, a varios meses de diferencias entre el jugador, sus compañeros y el que desde la noche del domingo ya es su exequipo, Minnesota. A cambio de incorporar a un jugador que ha sido 4 veces all star, los Sixers han enviado a Minnesota a Robert Covington, a Dario Saric y a Jerryd Bayless, además del pívot lesionado Justin Patton y los derechos de selección de la segunda ronda del draft del 2022.

Los Timberwolves se quitan de encima un problema, ya que Buttler, fichado en el verano del 2017, será agente libre al final de esta temporada y ya había descartado seguir en la fría Minneapolis. Al margen de los problemas con algunos compañeros, el alero de 2,03 y nacido en Houston en 1989, había protagonizado ausencias por dudosas lesiones o quejas como la de permanecer mucho tiempo sobre la cancha: «Tenemos más jugadores en la plantilla».

¿Una bomba de relojería o un paso más del proceso que los Sixers iniciaron en el 2013 y que les llevó desde las 19 victorias y 63 derrotas del 2014 (18-65 del 2015, 10-72 en el 2015 y 28-54 del 2017) a las 52 victorias y 30 derrotas de la campaña pasada, después de haberse beneficiado en los drafts de las elecciones de, entre otros, Joel Embiid y Ben Simmons, en los que se ha querido ver a sendas versiones del siglo XXI de Olajuwon y Magic Johnson.

Con la incorporación de Jimmy Butler, los Sixers esperan por fin pelear por el liderato de la Conferencia Este, pese a que se pierden a dos integrantes habituales del quinteto inicial, Robert Covington y Dario Saric.

El anuncio del fichaje se produjo poco antes de la derrota de los Sixers -no jugaron ninguno de los implicados en el traspaso- frente a unos Grizzlies de Memphis que tuvieron en Mike Conley (32 puntos) y Marc Gasol (18 puntos, 12 rebotes y 6 asistencias) a sus jugadores más destacados. Si los Timberwolves han resuelto un problema con el traspaso de Jimmy Butler, los Sixers, que ocupan la quinta posición en el Este (8-6), ganan potencial, aunque quizá hayan perdido profundidad de banquillo. Eso sí, si no lo resuelven antes, en Filadelfia, el próximo verano deberán hacer frente a la renovación de Butler. Los rumores apuntan a que los Sixers le ofrecerán 132 millones de euros por cinco años. Palabras mayores. Y un gran negocio, especialmente para el díscolo Butler.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Los Sixers apuestan fuerte