En directo: Carlsen - Caruana, tercer asalto 

El Mundial de ajedrez está en manos de los dos mejores jugadores del momento

En directo: Carlsen - Caruana, tercer asalto en el Mundial de ajedrez El Mundial de ajedrez está en manos de los dos mejores jugadores del momento

Ya está en juego el match más igualado en los últimos años en ajedrez. Desde el 2010, año en el que Carlsen se consolidó como el mejor jugador del mundo, hemos vivido una pequeña tiranía. Año tras año, iba ganando torneo tras torneo y parecía que nadie podía pararle. Sin embargo, como Gary Kasparov escribe muy acertadamente en sus libros Mis geniales predecesores, todo campeón sufre un proceso de fosilización, en el que se conforma con las habilidades que ha desarrollado y que son suficientes para derrotar a todos... hasta cierto momento.

Al pasar un tiempo, tus rivales conocen tus puntos fuertes y se acostumbran a tu forma de jugar y, de repente, lo que antes funcionaba ya no funciona, pero cuando uno se da cuenta, a veces ya es tarde. Nuevas formas de jugar, nuevas estrategias y puntos de vista son necesarios, pero a veces es difícil mantener la motivación suficiente para esa regeneración. Para relacionarlo con el fútbol, puede ser algo parecido a lo que le está pasando al Real Madrid. Tres años ganando la Liga de Campeones prácticamente con los mismos jugadores pero, de repente, las cosas no salen como antes aunque intentan hacer cosas parecidas. Es el momento de una revolución.

En mi opinión, a día de hoy hay dos jugadores que han podido luchar contra Carlsen de igual a igual: Wesley So y Fabiano Caruana. Mientras el primero no está en su mejor momento (aunque, si no me equivoco mucho, será candidato al título mundial en los próximos cinco años), Fabiano está en uno de sus mejores momentos. Ha conseguido rodearse de un equipo muy bueno (uno de sus entrenadores es el excampeón del mundo Rustam Kasimdzhanov, un gran teórico y una persona excelente con la que se complementa muy bien) que, sumado a sus habilidades de cálculo y sus deseos de lucha, hace de él un rival realmente difícil para Carlsen.

Además, el match llega en el mejor momento. La diferencia de ránking entre ambos jugadores es menos de tres puntos y son el primero y el segundo del mundo. Sería comparable a una final entre Nadal y Federer en un grand slam. El público ajedrecista no puede pedir nada más.

Factor político

No debemos olvidar también el aspecto político del match. La última vez que ha habido un campeón del mundo americano fue en 1972, con el carismático Bobby Fischer que, todavía a día de hoy es conocido incluso por gente que no sabe mucho ajedrez.

Los americanos buscarán una vez más el título mundial. Al contrario que los rusos, que han utilizado la maquinaria estatal para crear campeones gracias a la colaboración entre los mejores ajedrecistas, en Estados Unidos es todo mucho más individualista. En este caso, el mecenas del ajedrez Rex Sinquefield ha puesto todos los medios posibles para que Fabiano Caruana sea campeón del mundo.

El inicio del «match»

Hoy desde las cuatro de la tarde se jugará la tercera partida por el Mundial, pero las dos primeras han dejado detalles interesantes que merecen la pena ser comentados.

En primer lugar, Carlsen sorprendió con las negras utilizando la defensa siciliana, la estrategia más arriesgada que puedes jugar con las negras. De este modo, salió de su zona de confort para lanzarse al contraataque desde la primera partida, y eso no se esperaba. Es más, llegó a tener una posición ganadora, pero no pudo rematar la partida. No cabe duda de que el campeón viene con nuevas ideas y de que ha trabajado durante el año. Ha hecho algo que normalmente no hace y que incluso denota un estilo nuevo, con posiciones muy distintas a las que juega normalmente.

La segunda partida puede que haya sido un poco deprimente para Carlsen, porque Caruana utilizó su apertura principal, ha repetido sus estrategias y el noruego se vio superado. Ahí no demostró tener una buena preparación y es sorprendente porque esa era una variante esperada.

En conclusión, ha desaprovechado una oportunidad de ganar una partida y hay que ver cómo le afecta esto psicológicamente.

Debo confesar que tengo más simpatía por el italoamericano ya que lo he tenido más cerca en mi carrera profesional pero, por alguna razón, algo me dice que este no es su momento todavía. Veremos qué pasa. Por mucho que se pueda pensar que apoyo a Caruana, nada más lejos de la realidad. Considero que Carlsen ganará este Mundial y que además terminará antes de la décima partida. Nadie comparte mi opinión, y puede que me equivoque, pero creo que hay razones de peso para pensarlo:

Carlsen va a estar más motivado que nunca. Ve que su trono peligra y seguro que se ha puesto a trabajar. Estoy seguro de que veremos su mejor versión. Además, a lo largo de todo el año no ha jugado demasiado y me parece que no ha demostrado sus mejores estrategias e ideas de aperturas. Creo que las tiene casi todas reservadas y las empleará ahora.

Caruana ha jugado sus mejores bazas. Ha empleado sistemas de apertura muy definidos y fiables todo el año y creo que no piensa cambiar. Cambiar sería no confiar en las variantes que ha jugado y eso sería mostrar debilidad, sobre todo al ser estrategias buenas. Carlsen vendrá preparado contra estas variantes y creo que Caruana sufrirá un poco en la apertura.

Caruana ha jugado muy bien durante todo el año, pero en mi opinión ha cometido un pequeño error: ha jugado demasiado. Creo que es el candidato a campeón del mundo que más partidas ha jugado en el mismo año del match. Sería como si Nadal estuviese jugando todo el rato durante el año y llegase a la final de Wimbledon contra un Federer bastante rodado, pero no cansado.

Hay investigaciones que demuestran que la forma deportiva es algo que se puede mantener durante un número de días determinado a lo largo del año. Estar al máximo nivel es algo que exige una energía increíble. Me parece que después de 5-6 rondas la tensión será especialmente alta para Fabiano y Carlsen le superará en la segunda parte.

Comentarios

En directo: Carlsen - Caruana, tercer asalto