Fútbol ya no es solo fútbol, son datos

El balompié depende cada vez más del manejo de enorme cantidad de información que ayuda a los clubes a realizar fichajes, plantear partidos, prevenir lesiones o rentabilizar su producto

Sin dominio del castellano, recién aterrizado en Zaragoza en la temporada 1978-79, Vujadin Boskov apostó por un recurso sencillo en sus comparecencias públicas para no tener que profundizar en complicadas explicaciones: «Fútbol es fútbol». Con el paso de los años, se convirtió en tópico recurrente para muchos jugadores y entrenadores, junto a otras sentencias de gran calado como «el fútbol es así» o «no todo va a ser fútbol».

Con el «fútbol es fútbol» apostaba el difunto técnico yugoslavo por relativizar la complejidad de este deporte. Cuarenta años después, aquel deporte sencillo que enamoraba a este acuñador de grandes frases ya no es solo fútbol, también son datos. Ingentes volúmenes de información que han convertido a los profesionales del bigdata en los auténticos protagonistas de esta disciplina. Preparación física, táctica, servicios médicos, fichajes, márketing... Todo depende, muchas veces, de un algoritmo que puede conseguir hacer campeón a un equipo o descender a otro. Es el nuevo fútbol, el de los fríos datos.

Se controlan desde intervenciones en el juego hasta salidas nocturnas

Unos de los grandes aliados del bigdata en el mundo del fútbol son las direcciones deportivas de los clubes. Whyscout, Mediacoach, Nacsport... Numerosas son las bases de datos que ofrecen a los técnicos un estudio pormenorizado de todos los futbolistas del mundo. Desde categorías inferiores hasta la élite.

«Estas bases te ofrecen la posibilidad de introducir numerosos filtros. Por ejemplo, quiero un lateral derecho que tenga un promedio de 8 centros por partido, que dispute más de ochenta minutos en cada duelo, que no haga faltas, que recorra no sé cuántos kilómetros, haga cinco goles por temporada y cuyo precio no exceda de trescientos mil euros. Automáticamente estas aplicaciones te dan los jugadores que cumplen con estas premisas y te ofrece información, vídeos... Pero, claro, luego está el factor humano, el de seguimiento, el de selección. Obviamente, no todo lo hacen los programas. Además, bebemos de varias fuentes», explica el ferrolano José Antonio Prieto Cata, secretario técnico de Osasuna.

«Buscas un lateral que haga 8 centros, juegue 80 minutos y no haga faltas y la aplicación hace una selección» - Cata, secretario técnico del Osasuna

En este sentido, Carmelo del Pozo, director deportivo del Deportivo es más desconfiado a la hora de apostar por bases de datos comunes. «Nosotros procuramos evitar todas estas macrobases todo lo que podemos. Porque, al final, estás alimentándote de lo mismo que el rival. Apostamos más por ir creando una propia. Los informes de nuestros profesionales de la secretaría técnica prevalecen. Obviamente, consultamos algunos datos de Whyscout o Mediacoach, pero ahí no registramos nosotros nada», subraya.

Como añadido a los datos técnicos, físicos y tácticos, algunas empresas ofrecen también información personal de los futbolistas. Sin embargo, en este sentido, tanto Cata como Del Pozo, aun cuando hacen especial hincapié en esta faceta, apuestan más por información propia y confidencial: «Nos podemos equivocar en el jugador, pero nunca en la persona. No por software, sino por información que trabajamos nosotros», explica el técnico gallego ahora en Osasuna.

El análisis de la tendencia puede determinar el desarrollo de un partido

Bélgica se impuso a Brasil en los cuartos de final del pasado Mundial de fútbol con una sorprendente disposición táctica en la que Roberto Martínez hizo caer a Lukaku a banda derecha para aprovechar las continuas subidas de Marcelo.

«Antes de un partido se puede saber en qué momentos, por dónde y cómo hacer más daño al rival » Pablo López, técnico de la selección camerunesa

Para Pablo López, entrenador ayudante de la selección Camerún, ex técnico del Deportivo y responsable del proyecto Adestrapp, el futuro táctico camina hacia ese análisis de las tendencias. «Roberto Martínez explotó una debilidad de Brasil que salta a la vista. Pero en otros casos, se pueden detectar tendencias de los rivales que te hacen prever lo que puede suceder en un partido. En este caso, los técnicos belgas tendrían miles de datos que indicarían cuantas veces sube Marcelo cada partido, si lo hace más en determinados minutos, qué suelen hacer los centrales en esos casos, qué han hecho los rivales en cada situación... Con todo eso, el seleccionador se habrá hecho su composición y decidió apostar por Lukaku para hacer daño ahí. Según los sistemas de juego, antes de un partido se puede saber en qué momentos, por dónde y cómo hacer más daño al rival».

Los clubes empiezan a fichar expertos en limpieza e interpretación de datos

Los datos han llegado al mundo del fútbol para quedarse y con ellos los expertos en limpieza e interpretación de los mismos. Emilio Arias, director de Stratebi y profesor de bigdata en másters como el de Producción Xornalística e Audiovisual de la Universidade da Coruña, lo ha vivido en primera persona, trabajando para el Sevilla, e intuye que cada vez será mayor la apuesta.

«Hay mucha información heterogénea que necesita que alguien la traduzca» Emilio Arias, director de Stratebi

«Hay mucha información heterogénea que necesita de alguien que la limpie, la una y la presente de una forma entendible para los profesionales del fútbol. Hay datos estadísticos que se compran a empresas, otros de scouting, están los de salud y preparación física que manejan los clubes y luego las cámaras de los entrenamientos y los partidos. Yo creo que alguna empresa acabará uniendo todo esto, pero, mientras los clubes incorporan expertos en limpieza e interpretación. Algunos, como el Atlético de Madrid, incluso lo trabaja con los jóvenes», reflexiona.

El GPS, ese avisador de cambios

El análisis en tiempo real de entrenamientos y partidos, permite a los técnicos adoptar decisiones para mejorar el rendimiento del equipo o prevenir lesiones

Los datos sirven para fichar futbolistas y para analizar partidos, pero también para prevenir lesiones y hasta para determinar en qué minuto es aconsejable que un entrenador pueda sustituir a un jugador. En este sentido, la información que aportan los GPS, que cada vez con más frecuencia portan los jugadores durante los encuentros, se convierte en el gran avisador a la hora de realizar una sustitución.

El técnico de la selección camerunesa, Pablo López, así lo explica: «Con el GPS en tiempo real detectas si un jugador está haciendo más deceleraciones que aceleraciones, por ejemplo. Aunque, aparentemente, no suceda nada, eso es un indicador alarma. A partir de ahí le puedes preguntar al jugador qué le pasa. Para eso, también es importante tener un histórico del futbolista. Por ejemplo, ver en qué momentos no alcanza los 23 kilómetros por hora en otras ocasiones... Todo eso se puede hacer durante un partido y, en determinados casos, puede indicar que hay que cambiarlo. Para eso el banquillo está en contacto con los asistentes de arriba», explica.

«Tenemos una inteligencia artificial que capta logotiposy luego damos un valor a esa exposición» Daniel Roca, directivo de Blinkfire Analytic

Con esos datos, que se obtienen en cada entrenamiento, también se pueden prevenir lesiones. «Si ves que un futbolista lleva acumulada una enorme carga y su historial dictamina que llega al límite, se le comenta al entrenador, que le manda bajar la intensidad o, incluso, retirarse al vestuario para ser tratado o descansar», subraya Pablo López.

También, de forma contraria, los datos pueden determinar que aun cuando un futbolista no está rindiendo como se espera de él, no es nada físico, que simplemente puede deberse a que tuvo una mala semana en casa, alguna preocupación... «Eso lo detectas -explica el responsable de Adestrapp- porque los indicadores que ofrece el seguimiento en directo son positivos. Los datos objetivos dicen que está como un cañón, porque, a lo mejor, cuando pega un esprint no salta ninguna alarma».

No obstante, el técnico gallego destaca que, más allá de todos los datos que pueda manejar, al final es la destreza y experiencia del entrenador la que hace bueno cualquier análisis. «Pienso que en cualquier proceso el setenta por ciento del éxito depende del entrenador, el veinte por ciento del investigador y el diez del tecnólogo».

La importancia de este seguimiento de los jugadores es tal que incluso la FIFA, siempre reacia a los cambios, permite desde el pasado verano los medios electrónicos en los banquillos. «Se permite el uso de todo tipo de sistemas electrónicos de comunicación por parte del cuerpo técnico en lo que respecta exclusivamente al bienestar y la seguridad del jugador o por motivos técnicos o tácticos, pero siempre se tratará de dispositivos móviles de pequeño tamaño (por ejemplo, micrófonos, auriculares, teléfonos móviles, relojes inteligentes, tabletas, portátiles», reconoce el organismo.

Diferentes softwares detectan logos de patrocinadores en imágenes y cuantifican su impacto

Cuando el pasado mes de octubre Iago Aspas fue padre por segunda vez, su esposa subió a Instagram una imagen de ambos con la recién nacida. La cuenta de la publicación 433, que tiene casi diecinueve millones de seguidores, hizo una fotocomposición con la citada imagen y dos más del futbolista. En una de ellas aparecía el logo de Estrella Galicia. El Celta, a través de la empresa Blinkfire Analytics, tiene cuantificado que el valor de ese post es de trescientos mil euros.

Daniel Roca, director de ventas de esta firma en Europa y América Latina, explica cómo los clubes miden la exposición de marca en las redes sociales: «Tenemos una inteligencia artificial que capta logos dentro de imágenes y vídeos. Luego, desarrollamos unas métricas para dar un valor económico a esa exposición. Ayudamos tanto a marcas como clubes a ver cuál es el retorno del patrocinio. A la hora de la medición incluimos no solo las redes sociales de los equipos, sino que analizamos también las de los jugadores, medios de comunicación, algunos influencers... La inteligencia artificial simula el ojo humano. Por ejemplo, si un futbolista aparece en una foto tomando un producto que patrocina a su club, computa a la hora del análisis».

La firma Nielsen Sports añade a estas mediciones las apariciones en televisión. Su director general en España y Portugal, Ramón Amich, lo explica: «La idea es medir el retorno mediático de los patrocinadores de los clubes en cualquiera que sea el soporte: camiseta, perimetral del campo, anfiteatros, anillos, sala de prensa, zona mixta... Trabajamos, prácticamente, con las competiciones más importantes del mundo (NBA, Champions, Liga...) grabando millones de horas de televisión y presencia en redes sociales. Luego cruzamos datos y reportamos el retorno mediático experimentado a nuestros clientes».

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

Fútbol ya no es solo fútbol, son datos