José Luis Núñez, el constructor del Barça moderno

Ginés Muñoz EFE

DEPORTES

Alejandro García

Marcó una época en un club que presidió de 1978 al 2000 y con el que ganó su primera Copa de Europa

03 dic 2018 . Actualizado a las 22:45 h.

Además del presidente más longevo de la historia del Fútbol Club Barcelona, José Luis Núñez fue, cuantitativamente, el más exitoso. Presidió el club desde 1978 al 2000, veintidós años en los que sentó las bases del Barcelona moderno, de esa poderosa máquina mediática y económica que es hoy, además de acumular 140 títulos entre todas las secciones.

Nació en Baracaldo, pero a los pocos meses, debido a la profesión de su padre, aduanero, se trasladó a Port Bou, primero, y muy pronto, en 1938, ya definitivamente a Barcelona, donde a partir de sus estudios de contabilidad y de la mano de su suegro, Francisco Navarro, fraguaría alrededor del ladrillo una ingente fortuna, hasta convertirse -según la leyenda- en el propietario de las mejores esquinas de la Ciudad Condal. Primero, como socio de su suegro para, posteriormente, anteponer su apellido al del padre de su esposa -Grupo Núñez & Navarro- y aprovechar el desarrollo inmobiliario español para afianzarse como uno de los constructores más prósperos del país.

Enfrentado a Jordi Pujol y a buena parte del nacionalismo catalán, se decía que Núñez había sido socio del Espanyol, pero al amparo de su creciente poder económico buscó en el Barça el reconocimiento de una sociedad que le trataba con un cierto desdén, cuando no como un intruso.