Año nuevo, el Gasol de siempre

El pívot reaparece ante los Celtics con victoria tras dos meses lesionado


Fueron solo cinco minutos los que Pau Gasol disfrutó en la victoria de su equipo ante Boston Celtics (120-111). Cinco minutos en los que el pívot español aprovechó para hacer lo que ha hecho durante toda su carrera. Sumar. El catalán, que cumplirá 39 años el próximo junio, sigue demostrando que cuenta con una facilidad innata para hacer estadística por pocos que sean los minutos que sume en pista. Una constante en su trayectoria. Ante Boston, Gasol recogió cinco rebotes. Uno por minuto.

Lo hizo después de 57 días sin jugar al baloncesto. Una fractura por estrés en su pie derecho, detectada a finales del mes de noviembre tras una larga convalecencia sin diagnóstico, impidió al español participar en los últimos 26 partidos de su equipo.

Gasol recibió el alta el pasado día 28 de diciembre. El jugador se sentó en el banquillo ante Denver Nuggets, pero no jugó. Tampoco lo hizo en Los Ángeles frente a los Clippers. Popovich esperó, prefirió no precipitar su regreso y, de paso, darle la oportunidad de reaparecer ante su público. Y la afición respondió.

Restaban algo menos de cuatro minutos para finalizar el primer cuarto cuando el número 16 se levantó del banquillo para dar el relevo a LaMarcus Aldridge. El público de San Antonio mostró al español la luz al final del túnel en forma de ovación. Una afición de paladar exquisito, que ha visto dominar a su equipo la liga hace no tanto, premiaba al internacional español con un aplauso de reconocimiento y de aliento. Gasol respondió capturando su primer rebote a los 25 segundos de entrar al partido.

El pívot fue reemplazado al comienzo del segundo cuarto y ya no volvió a salir a cancha. No tiró ni una sola vez a canasta. Los Spurs, con un gran Aldridge que anotó 32 puntos y recogió 9 rebotes, vencieron el partido e igualaron el registro de victorias de los Celtics (21) -aunque cuentan con dos derrotas más- y son octavos en la Conferencia Oeste. Gasol estaba contento. Lo dejó claro en sus redes sociales tras el partido. «Regreso y victoria en casa: la mejor manera de despedirse del 2018!», escribía en Twitter mostrando los cinco dedos de su mano izquierda. Uno por cada rebote atrapado. Un registro humilde en su carrera, pero que mostraba la relevancia de esa cifra para el jugador. Sobre todo en lo anímico.

El 2019 será un año importante en la carrera de Pau Gasol, que disputa este curso su decimoséptima temporada en la NBA y no tiene un contrato garantizado para la 2019-2020. Los Spurs tienen la opción de cortar a Gasol por lo que el español, en caso de no tener un buen año, podría volver a ser agente libre, lo que le llevaría a un nuevo equipo y a un nuevo contrato. Es una opción.

Y por muy lejos que esté todavía en el calendario, el Mundial de China se divisa en el horizonte. El gran líder de la selección española afronta la que será su última gran oportunidad de levantar otro título. No se lo querrá perder.

Pau Gasol vuelve a jugar tras perderse los últimos 26 partidos

Europa Press

Victoria de los Spurs ante Boston Celtics con cinco rebotes capturados por el español en cinco minutos de juego

El pívot español de San Antonio Spurs Pau Gasol volvió este lunes a las pistas tras lesión para celebrar la despedida del año 2018 con una victoria en casa ante Boston Celtics (120-111), en una jornada festiva que dejó también la victoria de Willy Hernangómez con los Hornets y la derrota de los Grizzlies de Marc Gasol ante Houston.

«Regreso y victoria en casa: la mejor manera de despedirse del 2018», escribió Pau, en su cuenta oficial de Twitter, después de casi dos meses sin jugar por una fractura por estrés en su pie izquierdo. El pívot catalán apenas estuvo en pista cinco minutos, lo suficiente para llevarse la ovación del AT&T Center y capturar cinco rebotes de un partido muy igualado.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Año nuevo, el Gasol de siempre