La Pulga condiciona el clásico

Las dudas sobre el estado de Messi marcan la previa del atractivo duelo de semifinales de Copa


Leo Messi, tocado en el muslo por un golpe, centra todas las miradas del primer clásico del mes de febrero. «Si Leo está bien jugará; si no está en condiciones, lo hará otro», dijo Ernesto Valverde para confirmar lo que se viene advirtiendo desde Barcelona. Será el propio futbolista el que tome la decisión sobre su presencia en el once. Valverde no es partidario de arriesgar pensando en lo que le espera a su equipo de aquí a final de temporada (lo más cercano, la visita a San Mamés). El estado físico del hombre más decisivo del Barça, quinto futbolista de campo que más minutos ha completado en los últimos cinco años de las grandes Ligas, centra los comentarios de un duelo entre madridistas y azulgranas aunque también Dembélé está pendiente de una prueba y podría ser, si recibe el alta, el que ocupa el puesto de La Pulga.

No es lo mismo ya que Messi es el máximo goleador de la historia del clásico con 26 goles, si bien no pudo participar por lesión en el único jugado esta campaña; un 5-1 que provocó el despido de Julen Lopetegui por Santiago Solari. Pero esta batalla no se parecerá a la del entonces: en octubre el equipo blanco llegaba al Camp Nou «en un momento un poco más delicado (cuatro derrotas en seis partidos) desde el punto de vista anímico», según reconocía tras el sorteo Ernesto Valverde, que ve a su rival «con más confianza, están mejor, sacando resultados (cinco triunfos consecutivos) y eso hace mucho».

La dinámica blanca es positiva, gracias en buena parte a que Karim Benzema, -que lleva 18 goles, seis en cuatro partidos, y es el sexto mejor artillero de la historia blanca con 210 tantos-, parece haber encontrado un socio en Vinicius. El joven brasileño ha regenerado la ilusión en la afición blanca y podría ser titular aunque se juega la plaza con Gareth Bale y Lucas Vázquez, reservado ante el Alavés para ayudar en defensa ante un puntal como Jordi Alba.

Y es que se esperan más cambios en el once, con el ingreso de Keylor Navas, Varane, Marcelo y Kroos. Cambiará la cara de su equipo titular Solari, que expresó públicamente el sentimiento del club por un calendario que considera injusto con un día menos de descanso que su rival en la ida y en la vuelta, introduciendo hasta seis novedades en el equipo titular.

Febrero se antoja decisivo para el futuro de un Real Madrid que llega al Camp Nou unos días antes de su visita al Wanda Metropolitano el próximo sábado. «El Madrid siempre es favorito porque sale siempre a ganar. Vamos a pelear por todo, siempre hasta el final», advierte Solari.

Un clásico entre semana normalmente corresponde a un torneo eliminatorio (Copa o Champions) y añade un nuevo tema de discusión cuando se miden los dos grandes españoles: el calendario. «Es apretado para todos», dijo Valverde después de que Solari hubiese calificado de «curioso» el hecho de que el Real Madrid fuese a descansar un día menos antes de los duelos con el Barcelona. «A veces le toca a unos descansar más días, otras veces a otros... Unas veces, ellos son perjudicados, otras veces somos nosotros», sostuvo.

También rotará el Barça, que busca un reto que nadie ha logrado en los 117 años de historia de la competición: cinco títulos consecutivos. En los últimos dos la portería la ocupó Jasper Cillessen que tras ser decisivo ante el Sevilla será baja por una rotura muscular. Semedo aprieta a Sergi Roberto y podría ser titular, aunque el canterano podría optar a ocupar un puesto antes que Aleñá en el centro del campo junto a Busquets y Arthur.

Valverde no se moja sobre Messi para el clásico: «No soy partidario de tomar riesgos»

Colpisa

«Si mañana fuese el último partido de la temporada sería otra cuestión, pero hay muchos por delante», reconoce el técnico azulgrana.

No creo que cambie que haya un favorito u otro juegue o no Messi, porque es una eliminatoria absolutamente abierta. Tenemos al que creemos que es el mejor del mundo y ellos también tienen jugadores entre los mejores del mundo. Si Leo está en condiciones podrá estar en la lista para poder jugar, pero si no está en condiciones, no estará», aseguró este martes Ernesto Valverde, que reconoció no ser partidario de arriesgar con un futbolista lesionado «cuando hay muchos partidos por delante». «Si la Liga terminara mañana o fuese el último partido de la temporada, sería otra cuestion. Con Messi o el que sea, no soy muy partidario de tomar riesgos, porque al final el jugador va con el freno de mano y en partidos como el de mañana no se puede ir con el freno de mano», recordó el técnico del Barça, que advirtió que con el crack argentino o sin él el equipo azulgrana «no cambiará mucho». «Ya lo hicimos cuando jugamos en la Liga contra ellos (5-1 sin Messi en el Camp Nou). Iremos a ganar, a dominar el juego y a marcar goles», garantizó el entrenador extremeño.

Seguir leyendo

Comentarios

La Pulga condiciona el clásico