El misterioso adiós de Abrines

El mallorquín rescinde su contrato con Oklahoma por «problemas personales» y renuncia a millón y medio de euros por cuatro meses


Álex Abrines ya no es jugador de los Oklahoma City Thunder. El resto de la historia de su salida queda envuelta en una nube de misterio. El escolta mallorquín, de 25 años, finaliza por anticipado un contrato que firmó en julio del 2016 por tres campañas a cambio de 17 millones de dólares (15 millones de euros). Con el acuerdo amistoso de rescisión ahora anunciado, el español habría renunciado a más de millón y medio de euros por apenas cuatro meses. El motivo, los «problemas personales» del jugador, que nadie concreta.

Abrines cierra su tercera campaña en la NBA con 31 partidos disputados y unos números de 19 minutos por encuentro, 5,3 puntos y 1,5 rebotes. Abrió el curso con protagonismo en uno de los equipos más potentes de la Conferencia Oeste. Jugó los 14 primeros encuentros, paró tres y volvió a jugar los 15 siguientes. El jugador español había respondido ante la baja por lesión de Andre Robertson. Pero su carrera se frenó en Nochebuena, después de jugar cotra los Minnesota Timberwolves. Desde entonces solo tuvo una presencia testimonial en un par de encuentros ante Orlando y Miami. Y creció el misterio.

Un virus no confirmado

Cuando comenzó la ausencia de Abrines, se especuló con que sufrise un virus, pero esa versión chocaría con la política de transparencia de la NBA con las lesiones.

«Volví al equipo y eso es importante», declaró en febrero tras su tímido regreso, en declaraciones a la web de la NBA: «Obviamente no estoy perfecto para jugar, pero calculo que cuando retome el ritmo de los entrenamientos y de los partidos dentro de un par de semanas seguramente lo que me tocó vivir será parte del pasado todo». No ha sido así. Abrines hablaba incluso de su deseo de jugar el Mundial de China en verano.

A sus 25 años, deja un equipo con un balance de 36 victorias y 19 derrotas, el tercer mejor registro del Oeste, solo por detrás de los números de los Golden State Warriors (39-15) y los Denver Nuggets (37-18).

Ya como agente libre, Abrines tiene dos días para agarrarse a alguna propuesta para continuar en alguna otra franquicia de la NBA. La otra alternativa pasa por su regreso a Europa.

Formado en el Colegio La Salle de Palma natal, con solo 16 años llamó la atención de la cantera del Málaga. Allí apuntaló su progresión hasta que en el 2012 entró en un intercambio con el Barcelona a cambio de Fran Vázquez. Cuatro temporadas disputó Abrines como azulgrana antes de dar el salto a la NBA. Oklahoma lo había elegido ya en el 2013 en el puesto 32 del draft.

Comentarios

El misterioso adiós de Abrines