El infierno de Ingrid Oliveira tras su escándalo sexual en Rio 2016

La saltadora de trampolín brasileña saltó a la fama durante los Juegos Olímpicos tras filtrarse su relación íntima con otro deportista: «Escribieron historias que no viví. Todo porque soy una mujer que tiene sexo»


Redacción

La saltadora de trampolín Ingrid Oliveira, que saltó a la fama mundial en los Juegos Olímpicos de Río 2016 tras filtrarse que había mantenido relaciones sexuales en la olímpica con un remero, rompió su silencio en el portal brasileño UOL Esporte, en donde narra el calvario que ha sufrido durante estos dos años y medio.

La deportista brasileña, de 22 años, denuncia que no fue la única en tener relaciones en la villa olímpica, pero que a ella trataron de forma diferente que al resto. «Llevé a Pedro Gonçalves a mi habitación. Pero no fue en la víspera de la competición de ninguno de los dos. Y no pasó la noche conmigo. No expulsé a nadie de la habitación y no me expulsaron de los Juegos. Conocí a Pedro en los Juegos Panamericanos de Toronto pero solo por redes sociales. En los Juegos nos encontramos y empezamos a hablar y al final quisimos algo más. Antes de la ceremonia de apertura hablé con mi compañera de habitación para ver si podía llevarle allí. Me dejó. No fui la única. Muchos también lo han hecho en otras competiciones», explica.

Incluso se atreve a dar un nombre, el del ocho veces oro olímpico, el jamaicano Usain Bolt. «Teníais que haber visto el número de condones que repartieron en la Villa. ¿Qué eran, para hacer globos? Usain Bolt se llevó a una chica sin credenciales a la habitación y hubo gente que hizo Tinder para ligar. Pero esos casos no se filtraron. La noticia mía se filtró y el COB lo descubrió. Me llamaron de urgencia y nos dijeron a Pedro y a mí que nos expulsarían, pero no lo hicieron porque teníamos un historial impecable. Pasé de 90.000 a 250.000 seguidores en Instagram y mucha gente me insultó. Lo que hice estuvo mal y soy consciente de ello. Me torturé mucho pero me di cuenta de que el trato que recibía no era justo», reivindica.

Oliveira narra que fue acosada a raíz de hacerse pública la noticia. «Fui acosada por todo el mundo. Me han asediado. Recibí pornografía. Recibí propuestas para hacer programas sexuales, no de televisión. Fui atacada por medios del mundo entero. Crearon una historia que repetían, repetían y repetían. Pusieron etiquetas, diseminaron mentiras, escribieron historias que no viví. Todo porque soy una mujer que tiene sexo», denuncia.

«A veces las personas me paran y me preguntan '¿Eres Ingrid?' ¿de la olimpiada?" y yo ya me imaginaba a aquella persona leyendo noticias hablando de mí: maratón de sexo salvaje, orgía, polémica... A la gente le gusta utilizar esa palabra para hablar de mí. 'Polémica'. Eso cuando no hablan de mi culo. Un día abrí mi Instagram y vi que Calvin Harris, uno de mis DJ's favoritos, me seguía. Cualquier chica diría '¡Ay Dios!' Pero todo lo que pensé fue: '¿Será que esto también llegó a sus oídos?», finaliza.

Comentarios

El infierno de Ingrid Oliveira tras su escándalo sexual en Rio 2016