Íñigo Martínez: «Lo que Luis Enrique ha cambiado mucho en la selección es el orden»

«El nivel que Piqué ha dado en este equipo ha sido increíble», dice el central del Athletic, que apunta a titular


Íñigo Martínez es de los pocos indiscutibles de Luis Enrique. Siempre que ha estado disponible ha sido llamado por el seleccionador, que le hizo jugar en la victoria de Wembley, pese a que apenas llevaba unos días con el alta médica. Ahora apunta a titular en el centro de la zaga junto a Sergio Ramos, como ya sucedió contra Croacia. Es el que más opciones tiene de ser la nueva pareja del capitán, que busca socio desde la salida de Piqué, al que este vizcaíno, convertido hace un año en el fichaje más caro de la historia del Athletic, lanza piropos. Se le nota más tranquilo por la situación del equipo rojiblanco, aunque pide tranquilidad y no dejarse llevar por la euforia de los últimos buenos resultados.

-Es de los pocos fijos del seleccionador. ¿Se siente así?

-Bueno, no sé si llamarlo fijo o no... Sí que estoy teniendo la oportunidad de venir unas cuantas veces seguidas. La verdad es que para mí es una gozada y un placer compartir vestuario con esta gente. Espero que la cosa siga así y venir a la selección a competir para dar lo que tengo.

-Además, ha venido incluso cuando su equipo no estaba bien.

-Es evidente que es más fácil venir cuando tu equipo está bien. Vine en septiembre y esa vez en la que el equipo no estaba nada bien (frente a Croacia y Bosnia), por lo que eso demuestra que el míster confía. Que el seleccionador te demuestre que confía y que te diga que cuenta contigo la verdad es que es un auténtico lujo. Ahora tengo que hacer mi trabajo lo mejor posible en el Athletic porque será más fácil venir aquí. Luego una vez que esté aquí, rendir a lo más alto.

-Ocho centrales ya con Luis Enrique en solo cuatro listas. ¿Es la sombra de Piqué alargada?

-Obviamente, el nivel que ha dado en esta selección Piqué estos años ha sido increíble. Ahora el míster está probando y el que más le guste será un fijo para él y los demás seguirán viniendo de vez en cuando. Todos los que están aquí es porque lo valen y lo que debe hacer cada uno es aprovechar su oportunidad.

-¿Qué es lo que más le ha sorprendido de este seleccionador respecto a los dos anteriores con los que estuvo?

-Lo que ha cambiado mucho Luis Enrique respecto a los demás ha sido un poco el orden. En el sentido de ser puntuales, evitar los móviles, las actividades y las salidas que sean en grupo sin que sean tardes libres como antes. Yo repito lo que dice él: aquí uno viene a concentrarse y lo que hay que hacer es estar bien concentrados en afrontar esos partidos.

-¿Cómo es jugar en un estilo tan arriesgado como el que le gusta a Luis Enrique? El día de Croacia perdieron 3-2 en un final loco con el equipo totalmente volcado.

-Era un partido importante para nosotros y para ellos. Se vio con el ritmo que hubo en el partido. Fue una pena esa derrota, muy dura. El error fue no tener la posesión del balón durante mucho tiempo. Quisimos atacar demasiado rápido y ellos estaban esperando un error nuestro, por lo que a la contra eso nos mataba. Cuando íbamos 2-2 queríamos ganar, con gente descolgada arriba, nosotros (Sergi Roberto y él) intentando achicar balones contra jugadores de ese nivel con espacios y en carrera... Es muy complicado aguantar todo el partido así. Fue una pena. Ahora toca aprender de eso, dar la vuelta a la situación con unos cuantos partidos bonitos e importantes a la vez.

-¿Es la gente muy catastrofista con la selección? Se pasó de la euforia, tras ganar en Wembley, el 6-0 a Croacia y lo de Gales. No sé si con los clubes es distinto.

-No (rotundo), con los clubes tampoco es diferente. Ya te digo yo que no. El tema es que hemos vivido años espectaculares de la selección y la gente se ha acostumbrado a lo bueno. Cuando vienen derrotas durante el año la gente no las toma del todo bien, pero el equipo salta a hacer lo suyo con ilusión de sacar los partidos adelante. Podrás estar mejor o peor, pero en cuanto a la actitud no se nos puede reprochar nada. Repito, en general, no solo los aficionados, sino también nosotros, te acostumbras muy fácil a lo bueno, y también hay que recordar que el equipo rival compite, que no sale a pasar el rato y también hará todo lo posible para llevarse el partido.

-Lo que parece que no cambia es que a veces se habla más de polémicas que de fútbol. ¿Es una dinámica tan complicada de parar?

-Pienso que jamás va a terminar. La salsa rosa y el sensacionalismo vende mucho hoy en día. Lo que a muchos, no solo a nosotros, nos puede parecer una chorrada, algunos lo publican y se convierte en un bum. Sabemos que esto funciona así y lamentablemente algunos lo seguirán haciendo mucho tiempo.

Comentarios

Íñigo Martínez: «Lo que Luis Enrique ha cambiado mucho en la selección es el orden»