España ya es líder de grupo, pero no despeja las dudas

Ha tenido cuatro técnicos en un año, aún no encontró el nuevo patrón


Ayer hizo un año de la goleada de España a Argentina por 6-1. Un festival que hizo soñar a la afición con poder saborear de nuevo el éxito en el Mundial de Rusia. La selección llevaba 18 partidos consecutivos sin perder. Desde ese momento, no ha vivido grandes alegrías. Primero, fue la abrupta salida de Julen Lopetegui tras el terremoto de Krasnodar. Allí cogió al equipo Fernando Hierro, que no supo reaccionar en el primer cruce. La llegada de Luis Enrique generó una ilusión inicial, pero llegaron las dudas en octubre y noviembre certificó su primer análisis. Hay mucho camino por recorrer. En los dos primeros duelos de 2019 tampoco ha conseguido ilusionar. En Mestalla hizo un buen partido, pero sin eficacia. En Malta, cuando se esperaba una goleada, vivió un duelo triste, marcado por la ausencia debido a un problema familiar grave de Luis Enrique. Dejó todo hablado con Robert Moreno, que ejecutó su plan El cuarto seleccionador en un año.

El plan del ausente

Fue un golpe complicado para el cuerpo técnico. «Debía ser una extensión de Luis Enrique, no Robert Moreno, sino una prolongación de él», contó el segundo técnico de la selección. Los jugadores supieron de la noticia por la mañana, y se conjuraron en sacar el partido, aunque el asunto les descentró. «La gente me escribía para felicitarme y yo les decía que no había nada que felicitar. No es la manera que te imaginas que vas a estar en el banquillo, pero hay que ser profesionales», admitió Robert Moreno.

Pruebas fallidas

«Siempre que falta el entrenador, que es el jefe, se nota», reconoció Marco Asensio sobre el partido. La selección, con un plan B, tocó buscando los huecos de Malta y logró una posesión de récord: 83,5%, superior incluso a la que tuvo contra Liechtenstein con Lopetegui (de un 80%) en el 0-8 de Vaduz. La apuesta de Bernat como extremo no funcionó y solo Sergi Roberto, Mario Hermoso y Jesús Navas brillaron en la noche de desquite de Morata.

Hasta 38 futbolistas

El delantero es uno de los más habituales con Luis Enrique, que ha usado ya 38 futbolistas. No hay una relación directa entre los más utilizados y un once de fijos. En ese teórico equipo inicial se colaría Gayà como lateral zurdo, ya que ha jugado el doble (360 minutos) que Jordi Alba (180), que parece ahora indiscutible, como son para el técnico Ramos (585), Asensio (501), De Gea (495), Ceballos (430) y Busquets (418). Después de años de escasez, ahora parecen abundar los zurdos. Mario Hermoso, Gayà, Bernat, Saúl, Canales y Asensio formaron juntos en Malta.

Mucha llegada, poco gol

Es curioso que el máximo anotador de esta etapa sea Sergio Ramos, con el que se intuía una relación tormentosa que hoy es muy estrecha. «Es una situación complicada y jodida para el grupo a pesar de ser un problema personal del míster. Qué manera mejor de ganar tres puntos. Le dedicamos el triunfo a él y su familia», dijo el internacional más usado por Luis Enrique.

«En la selección somos una familia y sentimos los problemas personales como nuestros. El día no ha sido fácil. Ojalá mejore la situación y esté con nosotros en junio», deseó el capitán. Por el momento nadie valora ese supuesto y se cuenta con que Luis Enrique estará en una doble jornada complicada por el calendario -habrá terminado la competición- y por el desplazamiento a Islas Feroe. El partido en el pequeño archipiélago coincide con una feria y la FEF aún no cerró el hotel en el que concentrarse.

Comentarios

España ya es líder de grupo, pero no despeja las dudas