Magic Johnson dimite por sorpresa como presidente de operaciones de los Lakers: «No tuve el valor de mirar a la cara y decir que me iba»

El club ha vuelto a quedarse fuera de los playoffs y el astro admite que se divertía más cuando podía ser «embajador para todos»


El presidente de operaciones de Los Angeles Lakers, Earvin 'Magic' Johnson, ha anunciado su inesperada dimisión después de otra decepcionante temporada del equipo californiano, que no estará en los 'playoffs' de la NBA por sexto año consecutivo.

«Hoy voy a renunciar como presidente. Me divertía más cuando podía ser el 'hermano mayor' y embajador para todos», anunció Johnson antes del último partido de la temporada de su equipo ante Portland Trail Blazers.

 

'Magic', una leyenda de la franquicia angelina y ganador de cinco anillos en los años ochenta, llegó al cargo hace dos años con el objetivo de relanzar a un equipo hundido. El verano pasado logró reclutar al mejor jugador de los últimos años, LeBron James, pero fracasó en su intento de fichar a otra estrella como Anthony Davis y los Lakers finalizan el curso con un pobre balance de 37-45.

La franquicia le despidió subrayando que «no hay un Laker más grande que Earvin 'Magic' Johnson». «Estamos profundamente agradecidos a 'Magic' por todo lo que ha hecho por la franquicia. Le agradecemos su trabajo durante estos dos años como presidente de operaciones y le deseamos lo mejor en sus próximos pasos. Siempre será un icono de los Lakers y un miembro de nuestra familia», transmitió el club en un comunicado.

Johnson se despidió con lágrimas en lo ojos en los pasillos del Staples Center, ante varias decenas de periodistas que no podían creer lo que escuchaban de uno de los iconos más grandes que hay en la historia del baloncesto profesional, de la comunidad afroamericana y de la sociedad estadounidense.

Dos años después de haber sido elegido por la dueña de los Lakers, Jeannie Buss, como el directivo al que le confiaba todo el poder para hacer la reconstrucción del equipo con la superestrella LeBron James de pilar, al que convenció personalmente para que no continuase en Cleveland ni se fuese a Miami, Filadelfia o Nueva York, dejaba a todos «abandonados».

«Me voy porque no soy feliz, ni la persona que deseo ayudar a todos en la NBA, sin restricciones, ni limitaciones de expresión de lo que veo sucede en la liga con todos los jugadores», declaró Johnson. «La experiencia que he vivido y se da nivel de directivos de la liga no me ha gustado».

Desde la cúpula del equipo, Jeannie Buss, dio a conocer un comunicado lleno de «comprensión» y «clase», pero fuentes cercanas a la dueña de los Lakers admitieron que se sentía «dolida» y «traicionada» por la persona a la que le entregó todo el poder para que hiciese lo que desease y al final dejó la duda si realmente lo había deseado o tenía la capacidad de gestionarlo.

Pero sobre todo el no haber tenido la «ética» de reunirse antes con Buss para comunicarle los planes que tenía de cara al futuro. «La considero como una hermana, nos queremos y respetamos muchísimo, y no tuve el valor de mirarla a la cara para decirle que me iba», admitió Johnson, ganador como jugador de cinco de los 16 títulos de liga que los Lakers poseen en su historia.

Luego comenzó el último partido de los Lakers esta temporada envuelto en todo tipo de comentarios sobre cual será el futuro del equipo que bajo la dirección de Johnson, el gerente general Rob Pelinka, con quien se enfrentó, y el entrenador Luke Walton, al que quería despedir, volvieron a perder esta vez por 101-104 ante los Trail Blazers de Portland y acabar con marca de 37-45.

El resto de la jornada

Mientras que los Trail Blazers (52-29) mantenía en completo suspense el orden de emparejamientos dentro de la Conferencia Oeste hasta la última jornada.

Los Trail Blazers, que juegan el último partido ante los Kings de Sacramento, si ganan tienen la opción de ocupar el segundo puesto de la clasificación, con una nueva derrota de los Nuggets de Denver (53-28), perdieron de visitantes por 118-108 ante los Jazz de Utah, quienes, como quintos clasificados, y los Warriors de Golden State, líderes, son los únicos que tienen ya definidos los puestos.

Los Rockets de Houston sufrieron una derrota frustrante por 112-111 en su visita a los Thunder de Oklahoma City, que recibió del alero Paul George la canasta ganadora en el último segundo y superaron los 39 puntos del escolta James Harden.

 

El equipo de Houston acabó la temporada regular con marca de 53-29 y son terceros, pero puede quedar segundos o bajar al cuarto puesto en función de los resultados que tengan Nuggets y Trail Blazers en la última jornada.

Mientras que los Thunder (48-33) ocupan el sexto puesto y jugaran el último partido contra los Bucks de Milwaukee, equipo con la mejor marca de la liga, a los que necesitarán ganar o que pierdan los Spurs de San Antonio (47-34) ante los Mavericks de Dallas porque un empate a 48-34, el equipo del Alamo tiene ventaja en el desempate frente a Oklahoma City.

Lo mismo sucede con Los Angeles Clippers (47-34) que reciben a los Jazz en el Staples Center y un triunfo que forzaría un triple empate con Thunder y San Antonio, los Spurs serían sextos, el equipo angelino séptimos y los Thunder octavos.

Los Warriors visitaron a los Pelicans de Nueva Orleans a los que ganaron por 103-112 con el pívot DeMarcus Cousins como el gran líder que aportó un doble-doble de 21 puntos, 12 rebotes y 6 asistencias ante su exequipo y excompañero Anthony Davis, que se despidió de la afición local para ser este verano el agente libre más codiciado, especialmente por los Celtics de Boston.

 

Más ahora sin Johnson con los Lakers, cuyo fallido intento de traspaso de Davis fue otro de los factores que impidieron al equipo angelino hacer los playoffs y generar también su dimisión.

Mientras que en la Conferencia Este, con todo decidido hasta el quinto puesto, Bucks, son los líderes, seguidos por Raptors de Toronto, Sixers de Filadelfia, Celtics y Pacers de Indiana, faltan por definir el sexto, séptimo y octavo.

El sexto y el séptimo lo tendrán que definir en la última jornada los Magic de Orlando y los Nets de Brooklyn, que están ya clasificados para los playoffs.

Pero el suspense estará para decidir quien consigue el octavo puesto, que ahora está en posesión de los Pistons de Detroit que vencieron por 100-93 a los Grizzlies de Memphis y los Hornets de Charlotte, que ganaron 124-97 a los Cavaliers de Cleveland.

 

Los Heat de Miami aunque ganaron 122-99 a los Sixers, en la despedida del escolta Dwane Wade ante sus seguidores, lo hicieron con la nota negativa de la eliminación de los playoffs.

Wade, de 37 años, acabó el partido con 30 puntos, el homenaje de una afición a la que les dio tres títulos de liga, el abrazo de sus compañeros y de su hijo Zaire, que estuvo en el banquillo. 

Comentarios

Magic Johnson dimite por sorpresa como presidente de operaciones de los Lakers: «No tuve el valor de mirar a la cara y decir que me iba»