Los Sixers igualan la eliminatoria al derrotar a los Raptors por 89-94

EFE

DEPORTES

WARREN TODA

Marc Gasol consiguió 5 puntos, 7 rebotes y 5 asistencias, e Ibaka, 2 puntos y 1 rebote

30 abr 2019 . Actualizado a las 17:34 h.

Los Filadelfia Sixers aprendieron la lección del primer partido de la segunda ronda de los playoff ante los Toronto Raptors y se impusieron al equipo canadiense gracias a la eficacia anotadora de Jimmy Butler que hizo 30 puntos, lo que iguala la eliminatoria a 1-1. Tras el primer partido de la segunda ronda de los playoff entre Toronto Raptors y Filadelfia 76ers, la principal incógnita era saber qué equipo había aprendido las lecciones de la contienda inicial que acabó con un claro 108-95 a favor del equipo canadiense. ¿Los Raptors sabrían cómo mantener su eficacia anotadora y aumentar la presión defensiva? O los Sixers, ¿aprenderían cómo anular a Kawhi Leonard y Pascal Siakam, y a la vez sacudirse la presión defensiva de Marc Gasol, Serge Ibaka y compañía?

Tras el primer partido, Brent Brown, el entrenador de Filadelfia 76ers, reconoció que una de las claves del partido a cambiar en el segundo fue el marcaje que primero Gasol y luego Ibaka hicieron sobre su mejor hombre, Joel Embiid. «Hay que reconocer a Marc Gasol. No en vano ha sido jugador defensivo del año. Creo que Serge entró e hizo un gran trabajo atlético, especialmente poniéndoselo difícil a Joel», declaró Brown, que tenía un desafío añadido porque Embiid sufría problemas estomacales y no estaba al cien por cien. Quizás por eso, o por el trabajo de Gasol, el combate en los primeros minutos entre el pívot español y el hombre alto de Sixers fue para el primero.

Por su parte, Nick Nurse, el entrenador de los Raptors, admitió que pese a que la victoria del primer partido había sido clara, no estaba contento y el equipo de Toronto tenía que mejorar su defensa en el segundo encuentro. Con estos mimbres, el partido se inició prometedor para los Raptors: Gasol ganó el salto inicial y en las tres primeras posesiones de Filadelfia, los Sixers fueron incapaces de anotar. Esto incluyó el momento en el que, para regocijo del público del Scotiabank Arena, la presión de Gasol dejó a un impotente Embiid en el suelo, de rodillas, bajo el aro de Toronto. Brown además decidió que Embiid no marcara a Gasol, papel que le otorgó principalmente a Jimmy Butler.