Victoria contundente de Nadal para inaugurar Madrid

El español espanta fantasmas en su debut en la capital


Después de días de especulaciones sobre su estado físico y de ruedas de prensa pospuestas por un problema estomacal, Rafael Nadal inició la conquista del sexto Masters 1.000 de Madrid con un solvente triunfo ante el joven Felix Auger-Aliassime (6-3 y 6-2) en una hora y 39 minutos de partido.

Con sus máximos rivales por el título ya en rodaje, tras los triunfos de Novak Djokovic y Roger Federer en sus respectivos debuts, a Nadal le tocaba una trampa en la figura de Auger-Aliassime, gran promesa del circuito a sus 19 años.

Las armas del canadiense, una poderosa derecha y un fuerte saque, pueden circunscribirse mejor a la superficie rápida, pero Auger-Aliassime se focalizó en 2018 en la arcilla para hacerse más resistente al polvo de ladrillo.

Por ello, tras caer en la previa de Roland Garros, el americano declinó tocar el paso por la hierba para centrarse en jugar torneos de menor calibre y mejorar sus prestaciones sobre tierra. Se movió por el circuito Challenger, con paradas en Lyon, Bastad o Milán y recogió los frutos de su bajada al barro a principios de este año. El canadiense realizó la gira de tierra sudamericana y se marchó con una final en el ATP 500 de Río de Janeiro y unos cuartos en Sao Paulo.

La mejora del joven unida a las dudas de un Nadal que a estas alturas de 2019 no ha obtenido ningún título, propusieron un encuentro complicado y al que el viento de la Caja Mágica no hacía sino otorgarle otro punto de dificultad más.

Y así transcurrieron los primeros compases, con un Nadal sólido al saque, y un Auger-Aliassime que sufría con el resto, pero al que le envalentonaba el ambiente de la Manolo Santana.

Cargadas de futbolistas y personalidades, la pista mostró un aspecto magnífico como siempre que Nadal, cuartofinalista aquí el año pasado, visita la capital. Y el balear respondió evitando que el joven se subiera a las barbas del torneo. Cuando el canadiense se pasó de frenada en sus golpes, ahí estuvo Nadal preparado para castigar, infligiendo un 'break' en el octavo juego que sería definitivo para rebajar los humos de Auger-Aliassime.

El número 30 del mundo era incapaz de lidiar con el saque del manacorense y en el primer set, Nadal ganó 20 de 24 puntos al saque. Ni siquiera la bajada en el segundo, con un balance de 14 ganados y 21 perdidos alteró el partido. Auger-Aliassime apenas creó ningún inconveniente cuando Nadal sacaba y propició que, al primer fallo del canadiense, el partido se terminara por decantar. Aunque necesitó de seis bolas de partido al resto para sentenciar su debut en el Mutua Madrid Open, el balear lo hizo espantando cualquier problema que le hubiera atormentado estos días previos.

El camino hacia la recuperación total y la primera prueba de fuego, esta segunda ronda del torneo, está superada. El siguiente paso, el de los octavos de final, dará comienzo el jueves. Otro joven será el encargado de probar la evolución de Nadal. El estadounidense Frances Tiafoe, número 37 del mundo y de 21 años, derrotó al alemán Philipp Kohlschreiber (6-4, 3-6 y 6-3) para servir el segundo encuentro de su carrera contra Nadal.

El primero fue en el pasado Abierto de Australia, donde el español llegó a la final. El estadounidense claudicó en aquella ocasión en tres parciales.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Victoria contundente de Nadal para inaugurar Madrid