Prisión provisional para Raúl Bravo y Aranda, presuntos cabecillas de los amaños de partidos

Amador Gómez COLPISA

DEPORTES

El juez impone a ambos pena de cárcel eludible con 100.000 euros de fianza, después de decretar libertad con cargos para Borja Fernández, Iñigo López, el presidente del Huesca y el médico del club aragonés

18 mar 2021 . Actualizado a las 17:01 h.

El juez que instruye la operación Oikos por amaños de partidos en Primera y Segunda División decretó este jueves prisión provisional, eludible bajo fianza de 100.000 euros, para el exfutbolista del Real Madrid e internacional con España Raúl Bravo y para Carlos Aranda, también canterano del equipo blanco y exjugador de hasta ocho equipos de la máxima categoría. A Raúl Bravo y a Aranda, que se negaron a declarar ante el magistrado en Huesca, se les considera los cabecillas de la trama vinculada a apuestas ilegales y desarticulada el martes por la Policía. Ambos están acusados de los presuntos delitos de pertenencia a grupo criminal, corrupción en el deporte y estafa.

Los otros dos futbolistas detenidos el martes por su implicación en el escándalo de presuntos amaños de partidos, Borja Fernández, excapitán del Valladolid recién retirado, e Iñigo López, exjugador del Huesca actualmente en el Deportivo, quedaron en libertad provisional, con cargos, al igual que el presidente del Huesca, Agustín Lasaosa, y el jefe de los servicios médicos del club aragonés, Juan Carlos Galindo. A Borja Fernández e Iñigo López se les impuso una fianza de 50.000 y 75.000 euros, respectivamente. A ambos, a quienes se les prohíbe salir del territorio español, se les ha retirado el pasaporte y tendrán la obligación de comparecer en el juzgado los días 1 y 15 de cada mes y comunicar cualquier cambio de domicilio. En el caso de Iñigo López, que también deberá comparecer ante la justicia «cuantas veces se le cite», está también siendo investigado «por su posible responsabilidad en los delitos de pertenencia a grupo criminal, corrupción en el deporte y estafa».

Tras dormir dos noches en el calabozo y prestar este jueves declaración ante el juez que instruye la causa, a los cuatro jugadores implicados a los amaños que han sacudido al fútbol de élite español se les imputa corrupción en el deporte y estafa, al igual que a Agustín Lasaosa, aunque en el caso de Raúl Bravo y Aranda se ha ampliado a otro posible delito de organización criminal. Tanto para Borja Fernández como para Agustín Lasaosa se decretó una fianza de 50.000 euros a cada uno, cantidad que deberán abonar en el plazo de diez días para evitar el ingreso en prisión. Al jefe de los servicios médicos del Huesca, sin embargo, como posible autor de un único delito de corrupción en el deporte, no se le impuso garantía económica alguna para ser puesto en libertad.