El hijo de Mahut conmueve al mundo del tenis en Roland Garros

Natanel, de siete años, cruzó la pista para abrazar a su padre tras caer derrotado en el que pudo ser su último partido en la ronda gala

;
El hijo de Mahut conmueve al mundo del tenis Cruzó la pista de Roland Garros para abrazar a su padre tras caer derrotado frente a Meyer en la que pudo ser su despedida de la ronda gala

A Leonardo Mayer le costaba retener el llanto. Y no por el triunfo que acababa de certificar tras casi tres horas y media sobre la tierra de París. Una profunda derecha cruzada había sacado de pista a Nicolas Mahut. El francés había rozado los octavos de final, pero se había quedado a un palmo 3-6, 7-6 (7-3), 6-4 y 7-6 (7-3). Para Mahut, con un más que discreto puesto en la ATP -el 252- era un encuentro especial. Había anunciado tiempo atrás su pronta retirada, con lo que el concurso en París bien pudo ser, a sus 37 años, el último Roland Garros de su vida como deportista.  

Mayer y Mahut acudieron, como mandan los cánones, a saludarse ante la red. El francés se sentó y se tocó la cabeza. Apenas un suspiro. Su hijo Natanel, de siete años, había saltado a la pista para cruzarla al trote y echarse en los brazos de su padre. El gesto emocionó no solo a Mahut, incapaz de contener el llanto, también a Mayer y a buena parte del público parisino.

«Me pasaron muchas cosas por la cabeza en ese momento, cuando me hijo vino hacia mí. Hay muchas emociones porque vino para consolarme. Por lo general soy yo quien le consuela cuando pierdo. Hoy fue lo contrario. Cuando salí de la pista y todos estaban aplaudiéndome, ese momento será algo que recordaré toda mi vida», confesó Nicolas Mahut al diario L'Equipe.

No era la primera vez que el niño festejaba junto a su padre algún triunfo en la pista. Lo habíamos visto tras derrotar el galo a Marco Cecchinato días antes. Esta vez lo hizo para consolar en la derrota. Y para conmover al mundo del deporte.

Comentarios

El hijo de Mahut conmueve al mundo del tenis en Roland Garros