Tour de Francia 2019: El Ineos contra su propia sombra

El equipo heredero del Sky quiere prolongar su dominio pese a la baja de Froome


La 106.ª edición del Tour de Francia arranca hoy desde Bruselas, capital de Bélgica, con un paseo de casi 195 kilómetros por el país vecino. Otra de las grandes cunas del ciclismo mundial y que servirá para homenajear el 50 aniversario de la primera victoria del mito entre los mitos: Eddy Merckx. Un guiño a la historia para una edición con mucha montaña y poca contrarreloj -una por equipos y otra individual-.

La gran ronda ha tirado de puertos míticos en este 2019 como el Tourmalet o el Galibier. Los altos con más glamur del planeta para tratar de rescatar la emoción de una carrera que, bajo el yugo del Sky, ha caído en lo previsible en sus últimas ediciones. Hace menos de un mes el panorama era poco alentador para el espectador. El equipo Ineos -heredero del Sky- estaba en absolutamente todas las quinielas para volver a llegar cómodamente con el jersey amarillo entre sus filas a París. Pero la caída de Chris Froome en la Critérium du Dauphiné el pasado 15 de junio ha dejado al británico en casa. Tres días más tarde, Geraint Thomas, ganador de la ronda gala en el 2018, también se fue al suelo en el Tour de Suiza. Todos los rivales olieron la sangre, pero el galés finalmente estará entre el pelotón en Bruselas aunque su estado físico será una incógnita que solo despejará la carretera. Partirá junto a su compañero Egan Bernal, un ciclista de 22 años llamado a dominar este deporte en la próxima década. Será su reaparición en una grande después de que una rotura de clavícula le impidiese correr el Giro de Italia.

Con Dumoulin lesionado, Romain Bardet (AG2R), Thibaut Pinot (Groupama), Vincenzo Nibali (Bahrain-Merida), Adam Yates (Mitchelton-Scott), Steven Kruijswijk (Jumbo-Visma) y Jacob Fuglsang (Astana) son los principales candidatos a pelearle el amarillo a los dos corredores del Ineos. Los franceses sueñan con volver a reinar en casa, Nibali demostró en el pasado Giro que está en forma y la apuesta de Astana, con el danés a la cabeza, conforma una de las escuadras más potentes -con cuatro españoles en el equipo- de todo el pelotón. Mucho cuidado con ellos.

A esta lista se suma la candidatura del equipo Movistar. La victoria de Carapaz en el pasado Giro ha sido una inyección de moral tras las decepciones de los últimos años y la tricefalia en el liderazgo -Nairo Quintana, Mikel Landa y Alejandro Valverde aspirarán a la victoria en los Campos Elíseos- ya no parece un problema.

El colombiano se ha guardado esta temporada para estar al cien por cien para el Tour, pero su noveno puesto en la Critérium del Dauphiné -una carrera que sirve de termómetro antes del Tour-no es demasiado alentador. Landa demostró en el Giro que trabajará por él o por el equipo de la misma manera. Alejandro Valverde es un caso aparte. Llega con 39 años a la prueba pero son muchas las voces que confirman con sorpresa el espectacular estado físico del murciano que viene de ganar el Campeonato de España. Su victoria es tan imposible como todo lo que ya ha logrado.

Comentarios

Tour de Francia 2019: El Ineos contra su propia sombra