Borja Iglesias ya es el jugador más caro del fútbol gallego

La operación entre el Real Betis y el Espanyol se cierra en un total de 28 millones de euros a pagar en tres plazos esta temporada

;
Borja Iglesias llega a Sevilla El delantero ficha por el Real Betis tras el pago de la cláusula de 28 millones
a. c.

Borja Iglesias ya es jugador del Betis. Se hizo de rogar pero, un mes después de que empezasen las negociaciones, el delantero compostelano deja el Espanyol y pone rumbo a Sevilla después de que el club verdiblanco accediese a abonar 28 millones de euros, cantidad que se corresponde con la totalidad de la cláusula de rescisión que le unía al conjunto perico.

El traspaso de Borja Iglesias se convierte así en el fichaje más caro de la historia del fútbol gallego y rompe el récord de los veinte millones que pagó el Arsenal al Deportivo por Lucas Pérez en el 2016. Una marca que ostentaba desde entonces el coruñés y al que solo se le acercó recientemente el fichaje de Denis Suárez, la adquisición más cara de la historia del Celta. El canterano volvió a Vigo después de que el club celeste pagase 15 millones de euros por él al Barcelona.

El podio de honor lo ocupan Borja Iglesias, Lucas Pérez y Denis Suárez pero, hasta hace menos de cinco años, quien ostentaba ese récord era Míchel Salgado. Doce millones pagó el Real Madrid al Celta hace dos décadas por el lateral vigués.

El siguiente en la lista es Santi Mina, que este verano volvió al Celta después de cuatro años fuera de casa. El vigués le costó en el año 2015 diez millones al Valencia.

Diez millones fue lo que pagó el Espanyol al Celta cuando se hizo con los servicios de Borja Iglesias en julio del 2018. Un año después, y una temporada espectacular como ajuar, el delantero ha triplicado su valor y estrena nuevo equipo.

Aunque quizá el caso más curioso sea el de otro céltico. Iago Aspas ha protagonizado tres de los traspasos más caros de la historia del fútbol gallego. Primero el Celta lo vendió al Liverpool por 9,4 millones de euros, después los ingleses lo traspasaron al Sevilla por seis y el Celta lo recuperó en el 2015 por cuatro millones de euros.

El fichaje de Borja Iglesias no solo le convierte en el futbolista gallego más caro, también se adjudica el ser la venta más elevada del Espanyol, que cobrará 18 millones ahora, cinco en diciembre y otros cinco en junio del 2020 por el compostelano. El club perico consigue así el pago de la cláusula íntegra, algo con lo que siempre había sido inflexible desde el inicio de las negociaciones.

El delantero gallego llega al Betis para jugar las próximas cinco temporadas por petición expresa de Rubi, nuevo entrenador verdiblanco, con el que brilló la campaña pasada en el Espanyol anotando 20 goles entre la Liga y la Copa del Rey. Un rendimiento que ayudó al equipo a finalizar séptimo y a clasificarse para la fase previa de la Liga Europa, en la que ya había anotado tres tantos esta temporada

Con un original vídeo publicado en sus redes sociales, el club hacía ayer oficial la llegada del Panda a Sevilla, que pulverizaba otro récord más. En apenas unos meses desbancaba a Lo Celso como el segundo fichaje más caro de la historia del Betis, solo superada por la adquisición en 1997 del brasileño Denilson Oliveira por lo que hoy serían unos 32 millones de euros.

Borja Iglesias: «Gracias al Espanyol cumplí mi sueño de jugar en la élite»

Borja Iglesias llegaba ayer por la mañana a Sevilla para pasar el reconocimiento médico y unirse cuanto antes a sus nuevos compañeros del Betis a escasos días de comenzar de manera oficial la temporada. Pero el delantero gallego no quiso olvidarse de lo que dejaba atrás.

En una carta publicada en sus redes sociales, Iglesias se despedía de su etapa en el club blanquiazul después de un año que como el gallego afirmaba «le ha regalado momentos inolvidables, de un crecimiento personal y deportivo calculable».

El futbolista se mostró «muy agradecido» por la oportunidad que le brindó el club catalán y también quiso destacar la «confianza del Espanyol», que apostó por él y le abrió las puertas «para cumplir su sueño de jugar en la élite».

Adiós al cariño perico

Borja Iglesias se despidió de sus ya excompañeros y trabajadores del club blanquiazul e hizo referencia al «afecto y la amabilidad» que vivió durante la pasada campaña y el gran recibimiento del grupo en su llegada.

También confesó sentirse «afortunado» por el cariño que le brindaron los aficionados pericos, a quienes deseó una gran temporada.«Estoy seguro de que vosotros vais a disfrutar mucho de esta temporada y espero que sea la continuación del apasionante final que vivimos en mayo», afirmó el gallego en referencia a la celebración tras la clasificación europea.

Las redes también sirvieron para que el club blanquiazul mostrase el agradecimiento mutuo hacia el futbolista gallego, al que reconocía su «implicación, profesionalidad y compromiso» durante el curso pasado.

Borja Iglesias: «Intento ser la misma persona que cuando tenía catorce años»

m. g. reigosa

El ariete compostelano deja huella en cada equipo por el que pasa por sus goles, su sencillez y su cercanía

Borja Iglesias descansa con su familia en Compostela después de una temporada en la que lideró el ataque del Espanyol en la vuelta de los periquitos a la competición europea. Esta semana dirigirá su primer campus en la ciudad que lo vio nacer y el jueves ya tuvo un primer encuentro con los participantes. Desde hoy, primer día de las vacaciones escolares, toca compartir campo y vivencias con los chavales. Recuerda que no hace tanto tiempo «alucinaba» cuando se cruzaba con Fernando Torres en Área Central. Y tampoco ha pasado tanto de cuando estaba del otro lado, en un campus que entonces abanderada Franck Passi. Sigue disfrutando en ese escenario, con el balón en los pies, aunque ahora le toque impartir magisterio. Y son los críos los que alucinan ante la oportunidad de codearse con un ídolo.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Borja Iglesias ya es el jugador más caro del fútbol gallego