La flota gallega inicia la pelea por el primer reparto de cuotas en Tokio

Portela abre hoy la actuación de los aspirantes olímpicos en el Mundial


Las flotas de un centenar de países se congregan desde hoy y hasta el domingo en Szeged, Hungría, para pelear el mayor porcentaje que puedan obtener en el reparto de cuotas olímpicas que cada cuatro años se sustancia en el Campeonato del Mundo Absoluto de Esprint y Paracanoe. En la delegación española, diez palistas gallegos enrolados en nueve barcos con intención de sacar el correspondiente permiso para acudir a pescar en el caladero de Tokio en el verano del próximo año. Ojo, plazas para el estado, que no nominales, con la Real Federación Española de Piragüismo decidiendo posteriormente, con ellas en la mano, el criterio de selección de sus tripulaciones en las aguas niponas.

Teresa Portela vuelve a capitanear el buque insignia del piragüismo gallego y español. En el K1 200 la canguesa aspira a faenar por sexta ocasión en unos Juegos Olímpicos. Hoy, a las 17.30 horas en la quinta y última serie eliminatoria, no debería de tener problema para acabar la regata entre las cinco primeras, y acceder así a las semifinales del viernes, a las 16.18. Rematar entre las cinco primeras de la Final A de la mañana del sábado es el paso para no tener que aguardar a las plazas de la repesca del preolímpico del 2020.

También hoy el único paracanoísta gallego en Szeged, el rianxeiro Adrián Mosquera, inicia su camino en pos de sendas plazas en KL3 y VL3 200, con seis en juego en cada modalidad.

Mañana entrarán en acción los poienses Sergio Vallejo y Adrián Sieiro, en el C2 1.000 (ocho plazas para Tokio), el tomiñés Roi Rodríguez, en el K1 1.000 (cinco), la palista de la E.P. Ciudad de Pontevedra Antía Jácome, en el C2 500 (ocho); y los K4 500 del cangués Rodrigo Germade y el betanceiro Carlos Arévalo, por un lado, y de la grovense Natalia García, por el otro. Los barcos de cuatro tripulantes, obligados a sacar el billete a Tokio en Szeged, sin opción de repesca en 2020, finalizando entre los diez mejores del Mundial, siempre que entre estos haya K4 de al menos cuatro continentes.

Carolina García (E.P.C. Pontevedra) será la última gallega en la carrera olímpica en entrar en acción, el viernes, en el K1 500; obligada a alcanzar la Final A dominical, y acabar entre las cinco mejores.

En Szeged palean en barcos no olímpicos los también gallegos Iago Monteagudo (K4 1.000), Camila Morison (K2 1.000), Pablo Graña (C2 200), David Barreiro (C1 500) y Tono Campos (C1 5.000).

Comentarios

La flota gallega inicia la pelea por el primer reparto de cuotas en Tokio