Lee Duck-Hee, el tenista sordo que hace ruido

El tenista surcoreano se convierte en Winston Salem en el primer jugador sordo en ganar un partido ATP en el circuito


El mundo del deporte está dado a las historias de superación y el tenis es un claro ejemplo de ello. Desde las más recientes, como la exitosa vuelta al circuito de la checa Petra Kvitova después de que un atacante le rajara la mano izquierda en un intento de robo, hasta algunas que se remontan a otra época, como es el caso de Harns Redl, quien en la década de los 40 y los 50 participó en Wimbledon con la particularidad de solo tener brazo derecho. El izquierdo lo perdió en la Segunda Guerra Mundial y le permitieron la entrada al torneo porque sacaba lanzándose la pelota con la propia raqueta. Alcanzó los octavos de final en 1947.

Ya en el 2019, un jugador con discapacidad se ha abierto camino en el circuito de la ATP. Duck-hee Lee es surcoreano, número 212 del ránking, diestro, con revés a dos manos y sordo. De hecho, es el primer tenista sordo en ganar un partido de la ATP. Lo hizo esta semana en el torneo de Winston Salem ante el suizo Henri Laaksonen. «La gente se burlaba de mí por mi discapacidad y me decía que no debería estar jugando», aseveraba el joven de 21 años, que nació sordo.

Lee comenzó a jugar al tenis a los siete años. Rafael Nadal le conoció en el 2013 y ya entonces dijo: «Una verdadera historia de superación la de Lee Duck-Hee que nos enseña que debemos luchar».

Comentarios

Lee Duck-Hee, el tenista sordo que hace ruido