Diego Forlán: «No besaba los escudos por respeto»

DEPORTES

Es hincha de Peñarol, en el Atleti pasó su mejor etapa, quiere ser entrenador y ha vuelto a jugar al tenis

23 sep 2019 . Actualizado a las 11:53 h.

Eligió para anunciar que lo dejaba un martes. El pasado 6 de agosto. Diego Forlán (Montevideo, 1979) había cumplido los 40 años y, tras más de 20 como profesional, había recogido los bártulos y vuelto a casa. Por el camino fue doble Bota de Oro -en el 2005 con el Villarreal, compartido con Henry, y en el 2009 con el Atleti-, Balón de Oro del Mundial 2010, supercampeón de Europa y campeón de la Europa League. Jugó en tres continentes. Y su último servicio lo había hecho en Hong Kong. Diego esperó al club de su vida, soñando una despedida a lo grande. Pero no llegó.

-Ahora tendrá más tiempo para jugar con los amigos.

-Al fútbol no juego. Nada de nada. Me puse exquisito. Jugar por jugar, ya no. No hace falta que sean exfutbolistas, pero tendría que tener algo para que me prenda. Como ese grupo no lo tengo armado, no me caliento. Me he sacado el curso de entrenador y, si me sale una oferta, me encantaría entrenar. Pero, jugar, he vuelto a la raqueta.

-Como cuando era niño.

-Sí, sí. De chico jugaba a las dos cosas. Ahora juego al tenis cuatro o cinco veces por semana. Y, si no, al pádel. Cuando me decanté por el fútbol tuve que dejarlo.