La ambición convertida en avaricia

No brilla por su técnica, pero Márquez es un inconformista que ha hecho de su motivación el mejor aprendizaje


No hay nadie en la historia con una trayectoria tan apabullante como la de Marc Márquez. Y no se ve a nadie en el horizonte con posibilidades de poder luchar frente a él de tú a tú. De hecho, cada año está más fuerte. Es un piloto que quizá no brille técnicamente. Por talento, tampoco. Hubo otros que arrasaron nada más llegar. Él tardó tres años en empezar a ganar en 125cc. Pero, eso sí, después ya no ha parado de hacerlo. Márquez es muy inteligente y tiene la virtud de consolidar sus avances.

La dedicación es otra clave. Quizá sea el piloto que más se entrega en cuerpo y alma al deporte, que al final es lo que se necesita en la élite. Tienes que dar tu vida, las 24 horas de cada día, si quieres avanzar. Él está demostrando, en cuanto a carácter y motivación, que está muy por encima de la media del resto. Es un inconformista, nunca le llega. Siempre está buscando más y esa es la única forma de mantenerse. Yo no veo a nadie con esa ambición, con esa avaricia incluso, de querer ganarlo todo.

Hay una parte imprevisible en el deporte, que hace que nos emocione tanto, pero si Márquez no decae va a superar los hitos en motogp de Valentino Rossi y Giacomo Agostini. Va a ser muy difícil pararlo.

Los 20 kilos de plomo

Ninguno de sus posibles rivales tiene su trayectoria. Hay pilotos que llegan y lo hacen bien, como puede ser el caso este año de Quartararo. Pero vino ya cojo de Moto2. Sólo había ganado una carrera. Y, analizando trayectorias, uno ve cuál es el techo de un piloto. Tendría que aparecer un piloto que llegue arrasando desde abajo en todas las categorías para hacerle sombra y eso, a día de hoy, no se ve.

A los cracks, como Valentino o Márquez, ya se les intuye desde lejos. En el campeonato de España, a Márquez tenían que ponerle 20 kilos de plomo porque era muy pequeñito para compensar el peso y era capaz de ganar carreras. Cuando ves algo así, dices: cuidado con este.

Comentarios

La ambición convertida en avaricia