Peleteiro, con licencia por contrato para quedarse embarazada

La atleta gallega desvela en un acto en Madrid su deseo de ser madre a corto plazo y el beneplácito de Adidas, su patrocinador, que le mostró su total apoyo


Ana Peleteiro vuela dentro de la pista y se expresa con total naturalidad lejos de ella. Nada más regresar del Mundial de Doha, en donde fue sexta en triple salto, la atleta gallega aprovechó su presencia en un acto de la Asociación Española contra el Cáncer, para anunciar su deseo de ser madre a corto plazo y para explicar que tiene una cláusula a tal efecto en el contrato que renovó con Adidas, su patrocinador, en septiembre pasado. La marca alemana, que le ha apoyado desde el primer momento, secundó por completo su decisión en contraposición con otras grandes firmas que vivieron contenciosos por maternidades de deportistas de primer nivel. El último y sonado caso, el de Allyson Felix con Nike.

Peleteiro no tendrá ningún problema para ser madre. «Javier Zapata, en nombre de la firma, me dijo: ‘No va a repercutir nada en tu contrato aunque un año te quedes embarazada y no compitas’», desveló la triplista gallega, la nueva dama del atletismo español, al tiempo que anunciaba su deseo de ser madre en un futuro próximo.

La gallega considera que «si quiero luchar por los derechos de la mujer, no puedo esconder eso, la mujer tiene derecho a ser madre cuando le apetezca y no perder sus derechos», recordando que «aunque estés embarazada puedes seguir entrenando y una vez que se da a luz a los 40 días se puede empezar a ejercitarse». Es más, a veces una lesión implica perder mucho más tiempo que la maternidad: «Algunas lesiones pueden ser peores que un embarazo. Es absurdo que rescindan el contrato por estar embarazada y no pase nada si tienes una lesión de larga duración».

Su determinación, el anuncio y el apoyo de Adidas chocan con otros casos recientes. El más sonado fue el de Allyson Felix, a quien Nike quiso rebajarle su ayuda en un 70 % cuando la atleta le anunció su embarazo y le pidió que mantuviese en contrato firmado en su día, lo que encontró la negativa de la multinacional.

«Si yo, una de las atletas más comercializadas de Nike, no puede conseguir esas protecciones, ¿quién podría?», se preguntó Felix, que poco después anunció el cambio de patrocinador y se pasó a marca femenina Athleta.

Nike, tiempo después, aceptó el error y rectificó: «Si la atleta queda embarazada, Nike no puede aplicar ninguna reducción relacionada con el rendimiento (si se diera el caso) por un período consecutivo de año y medio, comenzando ocho meses antes de la fecha del parto. Durante dicho período, Nike no puede rescindir ningún contrato si el atleta no compite debido al embarazo».

Un viaje a la normalidad para que las deportistas de élite puedan ser madres cuando lo estimen oportuno y sin sanciones.

La batalla contra las cláusulas antiembarazo

Las cláusulas antiembarazo se convirtieron en un clásico en los contratos de las deportistas, tanto de disciplinas colectivas (los ejemplos más claros aparecen en el baloncesto) como individuales. Esa cláusula, que casi siempre formaba parte de la letra pequeña, apuntaba la posibilidad de dar la baja a la deportista en el caso de que se quede embarazada, deteniendo el contrato en el momento que trascendía la maternidad.

En realidad, la baja por maternidad de una jugadora no debería suponer ningún problema si está afiliada al régimen de la Seguridad Social, el problema aparece cuando solo existe un contrato privado en unas competiciones con etiqueta de aficionadas.

La asociación Mulleres Deportistas Galegas (Mudega) fue una de las primeras entidades en reclamar que se quitasen ese tipo de cláusulas por considerarlas una discriminación laboral, reclamando que los sindicatos y la inspección laboral tomasen cartas en el asunto y que las propias deportistas denunciasen ese tipo de situaciones.

Y uno de los primeros clubes en dar un paso al frente en este aspecto fue el Burela de fútbol sala femenino, que tomó la decisión de que cualquiera de sus jugadoras quedara renovada de un modo automático en caso de embarazo, una iniciativa que se completa con el pago de guarderías entre otras iniciativas. Ese parece el camino.

Comentarios

Peleteiro, con licencia por contrato para quedarse embarazada